Medina & Infante

Medina&Infante calientan al público chicharrero

El jueves pasado me encontraba de camino al tercer concierto de la quinta edición de #Naturajazz, Festival de Jazz y Fotografía de la Naturaleza, cuando de repente noté que unas gotas cayeron del cielo a mi frente. Miré hacia arriba y vi que el cielo había cambiado de un azul soleado a un gris oscuro. Lo primero que pensé fue que era un día malísimo para un concierto que tenía como escenario el patio del Museo de la Naturaleza y el Hombre.

Cuando finalmente entré en el impresionante interior del museo, constaté que todas las sillas ya estaban ocupadas. Al otro lado del patio habían montado un escenario con tres grandes pantallas. Las dos más pequeñas a ambos lados del escenario, mientras la pantalla grande flotaba sobre la cabeza del presentador. En el fondo los focos iluminaban con colores cálidos los instrumentos que serían los protagonistas de la noche – el piano y la guitarra clásica.

Cuando Javier Infante y José Antonio Medina salieron al escenario el público los saludó con un fuerte aplauso, como a viejos amigos. Medina&Infante se unieron hace un par de años por el amor hacia la música jazz. Elogiados por artistas reconocidos internacionalmente, como Chuck Loeb, en sus últimos conciertos han exportado el sonido de Canarias a lugares como Brasil, República Dominicana, Berlín, Madrid y Barcelona. Los dos artistas se sentaron y, desde que empezaron a tocar, se notaba, por la armonía de los instrumentos y sonidos, que se conocen bien. Todo el patio se convirtió en un escenario onírico con sonidos nuevos y antiguos. Así, integraron melodías conocidas como por ejemplo la de 'I want you' del legendario disco 'Abbey Road' de los Beatles.

Entonces paseé la mirada por las paredes antiguas y con alegría comprobé que había parado de llover. Además, los muros altos del patio protegían del viento frío que sopló por toda la ciudad el jueves y el museo se convirtió en una cálida burbuja de jazz.

El museo se convirtió en una cálida burbuja de jazz

Mientras el dúo tocaba piezas de su repertorio actual y clásico, el trabajo del fotógrafo José Luis Gigirey González ocupó la pantalla grande. La serie 'El maravilloso mundo de las setas' mostró los seres vivos en todos sus formas y colores, mientras en la pantalla derecha aparecían algunas frases que informaban sobre el objeto expuesto.

Después de una breve pausa en la que tomarse una tapa y rellenar la copa, el segundo pase mostró el trabajo de Sacha Lobenstein, cuyas fotos revelaron 'La vida bajo el mar de Canarias'. Mientras pasaban por mis ojos peces de todos los colores, seguía la música elegante y amable de Medina&Infante y todo era tan íntimo que parecía una fiesta privada para un público selecto.

 

 

Más información sobre el festival y próximas actuaciones en naturajazz.org

 

gravatar

0 Comentarios