Lo llaman trabajo

Llegábamos al Teatro Leal pasadas las 21:00, hora a la que comenzaba el concierto de Arizona Baby, con el miedo en el cuerpo por miedo a quedarnos sin poder entrar. Ya nos había pasado en un concierto de Frank Wild Year. Aquel día fatal en el que después de dos minutos de la hora programada de comienzo, nos vimos unos cuantos (bastantes) con las puertas cerradas y un portero insobornable. Esta vez tuvimos suerte.

Después de aproximadamente 30 minutos de retraso salieron muy animosos los Arizona Baby en formato cuarteto, algo excepcional. Al frente y en la misma línea, guitarras y voz y en la retaguardia en solitario, el set de batería, presentaban su nuevo trabajo, recién editado 'It is Called Work' (Se llama trabajo). El EP es una edición limitada de únicamente 500 copias, en el que incluyen 'Dieciséis toneladas', una versión de 'Sixteen Tons', eligiéndola para cantar por primera vez en castellano. También incluye otro clásico americano como es 'Working in the coal mine' y una canción del propio Vielba 'It is called work'. Canciones protesta, "más viejas que aquellas de blues, y country" , nos contaban...  ecos que salían de las minas y que ellos dicen que rinden un homenaje porque el tema, les toca, y de cerca.

Puede que a aquellos que no tengamos parientes o amigos que trabajaron jornadas agotadoras, con salarios misérrimos, y condiciones infrahumanas e insalubres; nos toque menos la fibra y hasta a nosotros, nos deje el tema un poco fríos por aquello de la lejanía pero decían los Arizona Baby en una entrevista reciente con Lagenda, que en su gira americana, de la que acaban de regresar, triunfaron allá con su spanish country.

Nos gusta su estilo, y su cantante Javier Vielba, es un verdadero frontshowman y aunque reconocen que no actuán mucho por teatros, les mola lo de la cuarta pared, y claro, les encantó el Leal. La voz de Javier va más allá de las canciones metiéndose enseguida en un papel de monologista reposado, contándonos historias como los viejos del lugar. Entre monologo y monólogo se repasan prácticamente todos los temas de todos sus discos.

Nos ha gustado volver a verles en Tenerife, muchos recordábamos lo bien que nos lo pasamos en su anterior sudoroso concierto,  en el ya viejo y extinto, Honky Tonk. En especial citar, la presencia y esencia de un introvertido y peludo señor Marrón, Rubén Marrón a la guitarra, que nos dejó vibrando con sus sentidas notas y punteos al más estilo psicodelicrock.

No nos dió tiempo a llegar a la puerta, cuando el grupo al completo, salio a saludarnos y pudimos comprobar que trás la pose, barba y pelo, hay 100% legendarios hombres, Arizona Baby. Agradecemos el gesto de benevolencia por parte de la organización, hacía aquellos que llegamos con retraso, ya que de nuevo fuimos un nutrido grupo. Perdonennos los que fueron puntuales.

Crónica del concierto de Arizona Baby por Notvain, Teatro Leal (La Laguna), 4 de abril de 2014

gravatar

0 Comentarios