Noche de vino y rosas

Rozalén es el nombre del proyecto con el que la psicóloga albaceteña María (Rozalén) ha asaltado los escenarios con una propuesta que da grandes muestras de su esfuerzo por incorporarse a la reconocida lista de trovadores que llenan de sensibilidad el repertorio popular en nuestro país de los últimos tiempos. Y lo demostró con frescura, talento y soltura en los dos conciertos organizados por el Búho Club de La Laguna la pasada semana (jueves 19 y viernes 20 de junio) en el Aguere Espacio Cultural, donde su sencillez entabló lazos de amistad con el público a pesar de la distancia que impone el escenario.

Atusada, al igual que su inseparable Beatriz Romero, técnico especialista en interpretación de la lengua de signos y guía interpretación de personas sordociegas, con una rosa en el pelo, la cantautora combatió los nervios con una copa de vino de las islas, una licencia que le permitió abrirse al agasajo de los asistentes con los que compartió complicidades, vivencias, anécdotas y un raudal de simpatías. Porque si bien Rozalén es una voz diferente y una artista completa, lo es aún más el buen rollo y descaro con el que sazona su puesta en escena, una actitud que no solo disfruta ella o la audiencia, sino que también comparten quienes la acompañan sobre el escenario, el murciano Samuel Vidal y el sevillano Ismael Guijarro, ambos a la guitarra, dando lugar casi a un vodevil coral.  

Rendida al amor, esta artista “simpática” -como ella misma se define- afina en sus criterios poéticos con un trabajo comprometido con su honestidad, su sensibilidad y su admirable capacidad para la ironía. Rozalén conoce las claves de las intersecciones estilísticas y domina la armonía compositiva favoreciendo la convivencia de ritmos tan dispares como el flamenco, la copla o la canción de autor. Este es el eclecticismo que baña el conjunto de temas que forman parte de su primer trabajo discográfico 'Con derecho a…' y la excusa con la que está disfrutando como una niña con zapatos nuevos de la gira que desde hace más de un año la ha llevado por todos los rincones de la geografía española y hasta Latinoamérica.

De este álbum irónico y urbano interpretó en el Espacio Cultural Aguere canciones que hablan de amor ('Comiéndote a besos', 'Saltan chispas') y desamor ('80 veces'), del sexo ('Bajar del mundo'), incluso de las amigas, 'Las hadas existen', canción para la que subió al escenario a aquellos niños que quisieran animarse a cantarla con ella. La adrenalina acumulada por la excitación de ser recibida en Canarias con dos llenos consecutivos empujó a la intérprete albaceteña a intercalar -también para probar la reacción que causa- hasta tres temas inéditos que ha ido componiendo durante la gira y que posiblemente formarán parte de su próximo trabajo discográfico.

Puede que a Rozalén se le falte el análisis crítico propio de la canción de autor en una propuesta excesivamente optimista para tiempos de crisis. Pero sí demuestra un gran esfuerzo por diferenciarse del común con un trabajo sincero y fiel a su interior. Por el momento, el público respalda con creces su estilo mestizo. Esperamos que, como dice el título el último tema que regaló a los asistentes a los conciertos en La Laguna, pueda 'Volver' pronto.

Concierto de Rozalén.
Aguere Espacio Cultural.
Organizado rpo el Búho Club de La Laguna.
Viernes 20 de junio de 2014.
Por Amador & García.
Fotos de Jesús Bilbao Fotografía.
gravatar

0 Comentarios