¡Vuelve!

Concierto de Andrés Suárez Mi pequeña historia.

Paraninfo. 24 de febrero de 2016.

Por Laura R. Mesa.

Andrés Suárez ofreció ayer un concierto en el Paraninfo sin guion, con dosis de amor, desamor, tristeza y alegría como es habitual en sus conciertos, pero este fue diferente a los que he tenido la ocasión de presenciar, ¿en qué? Para conocerlo tendrás que seguir leyendo. 

El cantautor gallego tenía la difícil tarea de llenar el Paraninfo un miércoles y estuvo a punto de conseguirlo, este viernes vuelve al enclave lagunero a presentar su historia, pero esta vez con todas las entradas vendidas. Como él mismo afirmó en el concierto "Canarias es uno de los lugares en donde más seguidores tengo", después del viernes se irá el sábado a Lanzarote y el domingo a Gran Canaria, allí se despedirá de las Islas hasta dentro de unos meses, pero bueno volvamos al concierto...

Comenzó con retraso y lo abrió como telonero el cantautor madrileño Óscar Pascual, que se considera tinerfeño de adopción y vive actualmente en la Isla. Pascual no defraudó con sus canciones y nos deleitó con temas como Y entonces me fui, o ¿Y qué tal?, ganándose al público desde el primer momento, abrir este concierto le da una oportunidad para seguir ganando adeptos, talento no le falta

Tras él llegó el momento más esperado de la noche, desde que Andrés Suárez pisó el escenario recibió una gran ovación por parte del público, empezó su actuación con la canción No saben de ti y continuó interpretando temas como VuelveTe doy media noche. Después, se animó a tocar el piano cantando Voy a volver a quererte y Tal vez te acuerdes de mi. Luego, siguieron desfilando canciones como Una noche de verano, Luz de pregona, Esta vez, si puedes o Pequeña historia de Marina, para después cantar Benijo con su guitarra y sin micrófonos pasando alrededor del teatro, este tema lo compuso en una de las playas más espectaculares de Tenerife y nunca falta en el repertorio de sus conciertos. 

Más tarde, Suárez sorprendió al público con un tema que había compuesto 3 horas antes en el hotel en el que se hospeda, una nana para niños, y con Desde una ventana, canción que interpreta desde hace poco en sus conciertos y que habla de una sonrisa que llegó a su vida. En la recta final del concierto pidió al público que elegiera las últimas canciones que haría e interpretó No te quiero tanto, 320 días y terminó su concierto con Perdón por los bailes, una canción del disco Cuando vuelva la marea que compuso hace años y que cantó en su día con Pablo Milanés. Después, prometió que volvería muy pronto y que en octubre actuaría con su banda en Tenerife y agradeció el calor de la noche al público, que lo despidió como lo había recibido, entre aplausos y en pie.

Andrés Suárez no defrauda nunca, su música es magia, quizá la clave, -aunque diga que no tiene ninguna para el éxito-, sea su personalidad y su pasión por la música y la vida, más que un concierto es la viva historia cantada de sus vivencias. Da igual cuántas veces hayas disfrutado de uno de sus conciertos, la sensibilidad que tiene al cantar y el amor que demuestra hace que sea tan querido aquí. Llenó el escenario solo con su guitarra con un dominio absoluto de su voz, la guitarra y el piano, llegará muy lejos y esperemos que siga parando por esta tierra, porque lo que está claro es que Tenerife lo volverá a acoger con los brazos abiertos, así que ¡Vuelve! 

 

gravatar

0 Comentarios