Justicia para Pumuky

Con las maletas casi hechas para viajar a la Ciudad Condal y tocar por primera vez en el famoso festival Primavera Sound, los hermanos Ramírez hicieron una parada en esta, su isla de origen. Qué mejor que un último ensayo, una puesta a punto delante de su gente, antes de dar ese gran salto.

Virginia Arranz

La actuación, que comenzó bastante puntual, sin tiempo de tomar una cerveza pre-concierto, se desarrolló en el Espacio Guimerá Música. No tuvo una afluencia excesiva (o por lo menos la que yo esperaba) y la sala estaba a medio llenar. Una pena que un grupo con más de una década de experiencia a sus espaldas y que ha superado ya los aspectos más oscuros de la ‘insularidad’, que tanto daño hace a las bandas locales de las islas, no consiga un mayor reconocimiento en el lugar que les vio nacer.

Una incongruencia total ya que Pumuky  se ha convertido en una de esas ‘pequeñas grandes’ bandas de la escena musical indie del momento, gozando de un apoyo  que no para de crecer por parte de la prensa musical especializada y con una larga lista de importantes festivales nacionales e internacionales a sus espaldas, como el Sonorama, Womax, BAM, South pop, Monkey week o el Festival Nrmal de México.

 

El homogéneo uso de los numerosos sintetizadores y las baterías programadas crean un estilo cada vez más propio y distinguido. 

 

La banda salió con fuerza y con ganas de llevarnos en un viaje íntimo hacia las canciones de su último trabajo ‘Justicia Poética’. Empezó con la ‘Venganza de Rubik’, continuando con ‘Taniyama – Shimura’ o ‘Escritura automática 9mm’, envolviéndonos poco a poco en esa atmósfera que te abraza y te embelesa, como si tuvieras un mar de fondo, llevándote a un estado casi hipnótico. El homogéneo uso de los numerosos sintetizadores y las baterías programadas crean un estilo cada vez más propio y distinguido. 

Virginia Arranz

Antes de proseguir con este viaje musical, hicieron una pequeña parada para presentarnos a su nuevo bajista, el grancanario Guillermo González, que de momento será el que en los próximos conciertos toque el bajo en lugar de Daniel Benavides, que se encuentra en el extranjero.

Virginia Arranz

Jaír Ramírez, con su tenue voz, continuó con canciones de sus anteriores discos como los conocidos hits ‘Si desaparezco’ o ‘Los enamorados’. Siempre acompañados de los efectos uniformes de los sintetizadores controlados, con precisión, por su hermano Noé Ramírez y por Adán Zeus.Y sin darnos cuenta, después de una hora de hipnosis musical, llegó el final del concierto con la misma canción que cierra Justicia Poética, ‘Crash’, dedicada a todos los fans que estuvimos allí. Apoteósico final con Jaír, Noé y Adán que bajaron hacia sus pedales para jugar con los sonidos que todavía salían de sus amplificadores y así, poner la guinda final a este gran concierto.

Si se hace justicia, el próximo concierto de Pumuky en Tenerife estará a rebosar. Si se hace justicia, se llevaran miles de aplausos en Barcelona.



Crónica del concierto de Pumuky en Espacio Guimerá Música (Santa Cruz de Tenerife) , 19 de mayo de 2016

Texto y fotos de Virginia Martín Arranz

gravatar

0 Comentarios