Actitud y panky

No me gusta ir en tranvía y mucho menos hacia la Santa Cruz encalufada y sus olores pestilentes, pero me hacía mucha ilusión escuchar en directo a 13 Motos, el nuevo proyecto de Silver, Pistol, Edu y Deborah.

Los teloneros del concierto eran un joven grupo de Tenerife, entre La Laguna, El Rosario, Güímar y Santa Cruz, llamados Hypnosis, que practicaban un heavy metal a ratos setentero a ratos ochentero que, siendo sincero, a mí no me gusta; pero ellos iban sobrados de actitud y puesta en escena, sobre todo el cantante, que realizaba pequeñas coreografías roqueras a lo Jimmy Page, con las que poco a poco fue calentando la sala y preparando al público para el siguiente grupo.

Desde la primera canción 13 Motos me transportaron a la pre adolescencia, a esos grupos de punk tontorrón y a la vez ofensivo, a los años ochenta. Canciones sencillas pero con energía, condenadas a ser himnos generacionales... el Efecto Ramones lo llamo yo.

La puesta en escena tiene tablas y mucha actitud, Silver despliega su mejor sonrisa y sus clásicos bailitos pegadizos donde cada canción es como una manifestación clara y escénica de sus intenciones. Se crea una química entre público y grupo contagiosa, rítmica y animal, y eso es punki… actitud y sencillez... digo 'punki' o 'panky' porque es como se nombraba aquí este estilo hace años. Dijo el presentador del evento que "el punki es rebelde" y, como digo yo, no necesariamente debe ser oscuro, puede brillar y hacerte sonreír como lo hace 13 Motos.

Crónica de concierto de 13Motos e Hypnosis por Gabrielín

Fotografías de Sira García Sánchez

23 de agosto, Espacio Guimerá Música

gravatar

0 Comentarios