Hipocresías al desnudo

La compañía Burka Teatro celebró su X aniversario en el Teatro Leal de La Laguna el pasado jueves 23 de enero con el estreno de la adaptación de 'La gata sobre el tejado de zinc caliente', una dramaturgia de Tenesee Williams inmortalizada para el celuloide hollywoodiense por la pareja Newton-Taylor. Llegó el día y nos presentamos con un teatro bastante lleno y con máxima expectación ante el esperado estreno.

Sobre una escenografía minimalista y austera del interior de la casa familiar, que los propios actores cambian de posición para ofrecer al espectador distintos planos de la misma, acompañada por las ilustraciones proyectadas del tándem Idaira del Castillo y La Suite , la compañía representa con toda su crudeza, la batalla dialéctica en la que se encuentra sumida la familia Pollit a consecuencia del futuro reparto de la herencia familiar.

A lo largo de las casi dos horas de duración del espectáculo (quizás un poco largo), el duelo de lenguas viperinas, conspiraciones, intereses, mentiras, miedos, secretos, navajazos traperos, verdades como puños y el mucho odio que caracteriza las relaciones entre los miembros de la familia, deja a los espectadores atrapados en una historia tan real que todos de alguna forma hemos experimentado alguna vez en nuestra vida.

Las relaciones entre los distintos clanes familiares es una reflexión dura sobre la vida basada en las formas y no en la autenticidad. La sociedad ha derivado en un sistema hipócrita de relaciones dominado por las formas y donde el individuo se pierde en un océano de formalismos. No vale lo que seas, lo importante es tu aspecto, tus amistades, tu posición….vale más una buena máscara que un interior fuerte y saludable.

Sólo el moribundo padre liberado de temores y su hijo alcohólico ahogado en pena tienen conversaciones que rompen con ese postureo. Su postura extremista de felicidad y tristeza les lleva a abrirse y decir lo que piensan sin importarles el daño que puedan acarrear sus palabras.  Luego, ¿hay que irse a un extremo para llegar a ser real? ¿tan uniformemente hipócritas en nuestros actos nos hemos vuelto?

Para responder a estas interrogantes les animo a que vayan a ver esta obra, pues entre sus grandes virtudes destaca lo bien que transmiten en el escenario estas actitudes tan conocidas del ser humano. Ese feeling que tiene el teatro que te permite ver representada el alma y los sentimientos en tu cara. En especial destaca el papel de Aranza Coello por lo directo y natural de su actuación que llena de energía el escenario, y la fuerza y presencia de José Manuel Segado en su papel de Abuelo. El resto del reparto dota de consistencia a la obra y mantiene un buen nivel, aunque Pedro Segundo Martín puede y debe transmitir más en su papel de Brick.

En resumen, una obra más que recomendable de ver, con un gran texto, unas muy buenas interpretaciones y un espacio escénico pensado en poder llevar la obra a todos los rincones que lo aprecien.

'La gata sobre el tejado de zinc'

Adapación de Burka Teatro del texto de Tenesee Williams

23 y 24 de enero de 2014

crónica de Mr Green

Foto: Facebook Burka Teatro

gravatar

0 Comentarios