Gran veterano del Rock & Roll

  • Concierto de Pat Reyford & Guests

  • Lone Star - 30 de julio de 2014

  • Crónica de Rubén Herrera, Fotos cortesía de Rubén Hernández

La ocasión se presentaba inmejorable y como única actuación en España el aliciente estaba servido en grandes porciones. ¿Double Gs? los mayores culpables de hacernos pasar una noche inolvidable para todos los seguidores de un género tan pegadizo. ¿El escenario? El siempre atractivo Lone Star de la Avenida de Anaga, en pleno corazón del ocio nocturno de la capital santacrucera.

Conocido tiempo atrás como Sugar Ray Ford, el veterano artesano del rock & roll hacia su posterior y única parada en tierras chicharreras para ofrecer al público sus buenas dosis de música y el gran contemplar de escuchar las grandes obras que tiempo atrás, en la época dorada del género, nos ofrecían grandes iconos del rock más tempranero.

Tal vez el día no fuera el más adecuado pero aun así y con algo más de media entrada en el local, empezaba con cierto retraso el concierto del genuino Pat Reyford & Guests que tuvo una inmediata respuesta por parte de esta banda improvisada en tiempo récord y arrancando con la marchosa 'Dig The Boogie' y su particular homenaje al ilustre músico de Virginia, Roy Hall. Ante el asombro de muchos y la destreza a las cuerdas del bueno Pat y su fiel escolta de batalla, la noche pedía rock & roll. Con un estilo más sureño el contrabajo de Olav marcaba el ritmo en 'Right String Baby' dejando una de las delicias más apetitosas de la noche.

La sala poco a poco se iba llenado algo más ante la llegada de algunos impuntuales y viejos clásicos con un aroma más afrodisíaco como 'Blue Days Black Nights' de Buddy Holly o 'I Got Hole In My Pocket' dónde se veían los primeros solos de guitarra de Mr Reyford daban su bienvenida a los tardíos. Las influencias de esta índole de la guitarra se extienden en muchas décadas pasadas, disfrutar de sus conciertos es aventurarte en toda una ruta turística por las diferentes etapas dentro del rock & roll más clásico y todas sus vertientes.

Los amantes del blues más añejo podrían degustar el armonioso “Feeling Good” del gran Junior Parker, dónde contemplábamos al multi-instrumentista inglés bajo acalorados gritos de devoción y entrega total al público marcándose todo un blues característico. 'Lawdy Miss Clawdy' daba la bienvenida al pianista Marcos quién se unía a esta cruzada rocanrolera con el inolvidable tema del mítico Lloyd Price.

'Little Sister' o 'Baby Let’s Play House' daban color a una noche que se iba maquillando a la perfección con buena parte del público asistente vibrando y bailando bajo sus acordes. El sofocante calor ambiental no era ninguna excusa para poder disfrutar de este gran repertorio de legendarias formaciones.

La velada se mostraba insaciable y el público pedía más ritmo, y que mejor que la música del ilustre Chuck Berry para menear las caderas y sacudirse con piezas como 'Roll Over Beethoven' o 'Reelin’ And Rockin’', en una noche como la del miércoles era imposible olvidar a esta eminencia del viejo Misuri. En medio de este delirio por el longevo rock & roll tampoco falto a su cita el hit de Richie Valens, 'La Bamba' y algunos bises finales que harían lo justo para redondear una noche épica.

Poco más de una hora y cuarto de duración para este evento que saciaba a las almas más veneradas a la elegancia y personalidad de un estilo inquebrantable y de lo más animado. Agradecimientos por encima de todo a Gaby de Double Gs por traernos a este genio y figura, y por supuesto a Mariano por ofrecernos su particular santuario del rock & roll en su local, el Lone Star. La veteranía y toda la carrera musical para esta celebridad anglosajona tiene el suficiente poderío para poder montarse un final improvisado que no estaba escrito en el guion con algunas canciones extras, cumpliendo con las exigencias de un personal extasiado por su música celestial. Un concierto para el recuerdo.

 

 

gravatar

0 Comentarios