Daniel Abreu invoca a Venus, diosa del amor

Visita el Especial FAM'16

Lo bueno se hace esperar… En este caso, éramos unas 250 personas las que lo hacíamos. Deseosos de que abrieran las puertas del Auditorio de Tenerife para ver ‘Venere’, la nueva obra del coreógrafo y bailarín tinerfeño Daniel Abreu.

Y llegó el momento. Poco a poco todo el público asistente fuimos acomodándonos en nuestras butacas. El escenario se encontraba vacío, solo lo adornaba unos ramos de margaritas solitarias. De repente, casi sin previo aviso, el telón se abre hasta la mitad. En el centro Daniel Abreu, solo, golpeando con sus pies descalzos fuertemente: ‘toc, toc, toc’, se escuchaba en toda la sala. Dando saltos de un pie a otro, durante minutos, levantando sus brazos hacia el cielo, como si de un indio, invocando al Dios de la lluvia, se tratase.

Auditorio de Tenerife

Al son de los pies del premiado coreógrafo, daba comienzo ‘Venere’ (palabra italiana que significa Venus, haciendo tanto alusión a la diosa del amor como al planeta) y con ello también lo hacía el Festival Internacional de las Artes del Movimiento, FAM 2016. Festival de danza que se desarrollará, desde junio hasta noviembre, en diferentes salas de la isla.

Anuska Alonso, Max Standford, Pilar Andrés, Dácil González y Janet Novás, junto con Daniel Abreu, más la colaboración de otros ocho bailarines seleccionados en el taller que el propio coreógrafo impartió el día anterior, fueron los intérpretes de esta pieza cargada de sentimientos, de sensaciones contradictorias, de fuerza, de atracción… Escenas llenas de poesía y color que representan los distintos estados y sentimientos que acompañan al amor o al desamor, como el deseo, la fusión o la ruptura y la destrucción.

Auditorio de Tenerife

Todo ello apoyado por una cuidada escenografía donde la iluminación de los leds  y la música inquietante de Ben Frost o los sonidos más clásicos de Nils Frahms, entre otros, creaban un ambiente perfecto para ver danzar a los seis componentes de la obra, cada uno fiel a su propio estilo. También reseñar la importancia del ‘silencio’, largas escenas insonoras que consiguieron que toda nuestra atención se centrara en los sutiles movimientos de los bailarines, olvidándonos de todo lo demás.

Pasada una hora repleta de portes, de danza contemporánea y clásica, de cuerpos desnudos, en ambos sentidos de la palabra…volvemos a escuchar esos pies descalzos golpeando al suelo, saltando sin parar a ritmo de pálpito. Daniel finaliza su obra como la comenzó, pero ahora podemos entender que lo que quería invocar desde el principio con su danza, era a Venus, la diosa del amor. ¿Lo consiguió? Yo creo que sí.

Visita el Especial FAM'16


Crónica de 'Venere', en la programación de FAM Festival de las Artes del Movimiento. 4 de junio de 2016 en el Auditorio de Tenerife 'Adán Martín'

Fotografías:  FAM. Festival Internacional de las Artes del Movimiento de Tenerife // Auditorio de Tenerife 

Texto: Virginia Arranz

 

gravatar

0 Comentarios