“Nos interesa el arte que refleja el momento actual”

NUMAcircuit, encuentro dedicado a nuevas músicas y formas artísticas de carácter experimental que en 2015 cumple una séptima edición fiel a sus principios. El festival tiene las fechas de este año confirmadas, será en el mes de abril, en el Café Teatro Siete de La Laguna durante la primera quincena y en la sede del Equipo PARA en Santa Cruz durante la segunda. Como en ediciones anteriores, la programación del festival culmina con presencia en el Auditorio de Tenerife Adán Martín, este año con dos actuaciones, entre las que destaca la actuación del guitarrista noruego Stian Westerhus.

Nos encontramos en la nave de Andén sin Límite, un espacio para la tecnología creativa desde el que este año también se participa en el festival, para hablar con Rafael Pinillos y Simone Marin. Artistas ambos, Rafael lleva una prolífica carrera como pintor y músico en una vertiente experimental abstracta, y Simone desarrolla amplios conocimientos de visuales, mapping, además de programación web y otros asuntos tecnológicos open source. Faltaba ese día en la parte organizativa Carlos Ulises, estaba al otro lado, pero este no es artista ni nada, ni se le conoce profesión u ofidio.

En plan blando y en conjunto, se definen como un equipo independiente, unas personas amigas con intereses comunes.

LAGENDA - Siete ediciones ya en 2015, es mucho tiempo y mucha dedicación, ¿cómo empezaron con la organización de este 'circuito'?

NUMAcircuit - Surgió principalmente por la necesidad de encontrar espacios, para poner en práctica asuntos de carácter  artístico que no cabían en ámbitos tradicionales. Esto fue en 2009 en La Orotava con el nombre de Numa Fest. En 2010 pasó a tener una organización más compleja con la incorporación de lo que era Aperitivos Visuales. Y desde 2011 está formado por tres personas que son Rafael Pinillos, Simone Marin y Ulises Salazar.

L - El nombre es un medio acrónimo...

Nc - Sí, sin ser muy exacto. Sonaba bien como nuevas músicas y artes plásticas, con una connotación nómada, con una cierta idea de mover las propuestas.

L - ¿Cómo entienden eso de nuevas músicas, experimentación…?

Nc - No es tanto la experimentación en sí misma sino una práctica del arte que sea reflejo del momento en que se vive, del momento actual. Que además entendemos que es el deber de los artistas, ser artistas de su tiempo. La práctica artística, en sus diferentes expresiones, se va quedando encorsetada, asumiendo clichés que facilitan la comprensión de las propuestas, pero también hay que entender que hay que arriesgar valores y criterios… de ahí el interés en proponer cosas que se aparten de lo habitual.

L - ¿Podrían poner algunos ejemplos de qué tipo de propuestas encuentra el público cuando acude a las actuaciones del festival?

Nc - Música, danza, performance, vídeo... digamos en una vertiente experimental. Igual es difícil de explicar, pero es fácil de ver… Son propuestas que manejan unos parámetros y un lenguaje no habitual... buscamos que sean peculiares en cuanto a connotaciones transgresoras, curiosas en nuestro entorno… Valoramos el atrevimiento, la creatividad y la frescura.

L – Todos los años se proponen diferentes talleres... ¿qué es lo que se pretende con esta actividad?

Nc – El fundamento de los talleres es dar herramientas y que la gente pueda generar cuestiones de tipo artístico, construir cacharros electrónicos, para hacer ruido, música, para entender cómo funcionan; Hemos hecho talleres de programación audiovisual; encuentros más teóricos, en la edición 2013 con el músico Wade Mathews, dedicado a la música improvisada, para dar claves y poder enfrentarla e incluso generarla.

En varias ediciones ha participado el artista noruego Tore Honore Boe, Origami República, enseñando a construir 'acoustic laptops', como lo llama él, cajas sonoras, en el que también han participado niños. Este año esta previsto uno relacionado con la impresión digital 3D y otros dos de fotografía, uno más experimental y otro básico/infantil de stop motion.

L – Resulta curiosa esa actitud abierta a la participación de los niños en las actividades.

Nc – Es que la actitud en NUMAcircuit tiene mucho que ver con esto, con practicar la experimentación como un niño. Es como una pequeña vuelta atrás y desprenderse de convencionalismos. En el grupo hay músicos, por ejemplo de tradición jazz o clásica, y lo que se plantearon en algún momento fue dar un paso atrás y hacer las cosas sin prejucios, volver a inventar el instrumento, algo así como volver a jugar. Lo que trasladamos es esta actitud a los ámbitos
artístico y tecnológico.

L - Por segundo año consecutivo han abierto una convocatoria para recibir propuestas...

Nc – La idea es acercar al festival a otras personas no relacionadas con nuestro entorno cercano y ampliar así el radio de actuación. Estamos convencidos de que hay un interés creciente por estas cuestiones, que no solo tienen que ver con la música, sino con la vida misma. Hay gente motivada, con inquietudes, que desarrolla historias en su casa, y si no existieran plataformas como esta (y otras) no las podría dar a conocer al público, en un sentido escénico. Hay trabajos muy buenos que mueren antes de salir. Cuando se da la oportunidad, normalmente quedan bien e interesan, aunque sea a un sector limitado de la población, y pensamos que hay que incrementar la demanda de estas cuestiones.

L- ¿Se presentan muchos proyectos?

Nc- Este año han llegado como diez (la convocatoria está abierta hasta el 1 de marzo). El año pasado se presentaron 14 proyectos, más de los previstos. Los requisitos son sencillos, se pide algo fácil, explicar el proyecto, y que sea acorde a las propuestas habituales del festival… Para conocer más nos pueden seguir en la web (www.numacircuit.es) y en el canal de vimeo.

L - ¿Cómo valoran la evolución del público en estos años?

Nc - Cada año tenemos más público, y se ha hecho fiel. Una parte del mismo son también artistas. En cada edición se ha ido formando un grupo y creciendo. El festival tiene una dedicación muy local, casi más de generación de comunidad, de colectivo, de agrupar público y artistas, y en un momento dado, incluso propiciar el intercambio de papeles entre ambos.

L - ¿Se plantean en algún momento trascender la localización en Tenerife?

Nc – Precisamente, la gran novedad este año es una pequeña edición de NUMAcircuit en Lanzarote a comienzos de verano. Nos gustaría mover algunos de los artistas habituales del festival a otras islas. Pero también tenemos mucho interés en lo contrario, que venga gente de otras islas y propiciar encuentros con la misma filosofía que se practica aquí: Contribuir a consolidar una escena local entre personas con un interés común.

** fotografía de Naira Expósito en la que aparece Simone Marin (de cogote) y Rafael Pinillos (a la derecha), acompañados de David Paredes (izquierda) durante la actuación de lo que fue el proyecto nO-n en NUMAcircuit 013

gravatar

0 Comentarios