“El buen viajero busca destruir ideas previas”

Javier Reverte es de los pocos escritores que repiten presencia en Periplo, Festival de Literatura de Viajes y Aventura que del 5 al 11 de octubre tendrá lugar en el barrio de La Ranilla del Puerto de la Cruz. Y lo hace porque el novelista madrileño sabe de viajes como el que más y es capaz de contarlos como el mejor. Experimentado aventurado, es también un perfecto conocedor del continente africano. A sus 72 años admite que aún le quedan muchos rincones del mundo a los que visitar. Vitalidad no le falta.  

LAGENDA.- Viajar y relatar ¿puede haber una mejor forma de ser escritor?

JAVIER REVERTE.- Es una de tantas maneras. En la literatura, el formato siempre es los de menos. Lo importante es el hecho creativo y, con ello, el dominio de la expresión, la calidad de la palabra, la emoción que transmite le escritor... Pero, claro, viajar y relatar es una forma magnífica de ser escritor.

L.- ¿Cuáles son las herramientas imprescindibles para un escritor que encuentra sus historias en distintos rincones del mundo?

J. R.- El oído y un cuaderno de notas. Y claro, estar abierto a percibir todo lo que llega de fuera. Un escritor de viajes habla, sobre todo, de los otros, aunque sus textos estén impregnados de subjetividad.

L.- ¿Cualquier viaje hace más sabio al ser humano? ¿Cuál cree usted que es el error más común del turista tipo occidental?

J. R.- Salir de casa nos hace más sabios y eso ya lo sabían los clásicos. Viajar mucho y leer mucho hacen a los hombres discretos, solía decir Cervantes, en los días en que la palabra discreto significa algo así como persona de gran finura intelectual. El error más común del turista es viajar esperando encontrar datos que respalden sus ideas preconcebidas. El buen viajero hace al revés: busca destruir las ideas previas.

L.- ¿Hay algún desplazamiento en concreto que haya cambiado su vida?

J. R.- Muchos. Quizás el que más, la primera vez que vi el mar -yo soy de Madrid-, cuando tenía once años, en Galicia. Supe en ese instante que el mundo era inmenso y decidí que quería conocerlo.

L.- ¿Ha dado con algún destino al que no volvería?

J. R.- Muchos. No me apetece volver a Viena, por ejemplo, o a Centroeuropa. Y tengo pocas ganas de ir al trópico, en donde contraje la malaria. Además, hay muchos sitios que no conozco: ¿por qué volver a los que he visto?

 

L.- Hoy en día ¿qué le sigue evocando África?

J. R.- Pasión, naturaleza brava, gente abierta, tragedia, belleza, violencia, alegría, tristeza... ¡tan humana África!

L.- ¿Qué valoración hace de un festival como Periplo?

J. R.- Me parece una iniciativa espléndida. Abre mundo, aproxima mundos a Canarias y aproxima Canarias al mundo. Creo que es un festival magnífico y muy bien llevado.

L.- ¿Qué nos puede adelantar de su aportación de este año en el Festival Internacional de Viajes y Aventuras?

J. R.- Quieren que hable de uno de mis últimos libros de viajes, 'Canta Irlanda', un recorrido por Irlanda. Es un país casi vecino y bellísimo y lleno de personalidad. Y también voy a entrevistar a un gran poeta, Antonio Hernández, para hablar de viajes y poesía, y a una mujer muy viajera, Pilar Rubio, que tiene una estupenda página web sobre viajes, 'La Línea del Horizonte'. Dice que las mujeres viajan distinto a cómo lo hacen que los hombres. A ver si es verdad.

gravatar

0 Comentarios