"El final de mi libro es mérito de los propios personajes"

Encontramos a Manuel Pérez Cedrés en plena campaña navideña haciendo todo lo posible por vender ‘El Samurái Desnudo’, uno de los títulos más comentados en los mentiremos de nuestra literaria burbuja canaria. Aprovechamos para preguntarle cosas interesantes como si ya se había hecho millonario y ante semejante cuestión, y por lo bajini, nos invitó a una entrevista posterior con almuerzo (pagado a escote) la cual reflejamos a continuación.

Lagenda.- ¿Entonces, aún no eres millonario?

Manuel Pérez Cedrés.- Pues no, ‘El Samurái Desnudo’ está en boca de mucha gente y es un libro del que se habla mucho, pero no se vende tanto como te cuentan. No te fíes.

L.-Ya, pero si no nos fiamos de ellos, ¿Cómo nos vamos a fiar de ti?… un tipo capaz de haber escrito una novela que se desarrolla en Estados Unidos y ni siquiera ha estado allí!. Da que pensar.

MPC.- Bueno, la novela no está hecha para un público masivo sino para una minoría interesada. En cuanto a lo de no haber estado allí, digamos que la obra se desarrolla en un contexto que domino. Creo que la globalización en la que vivimos es en realidad una norteamericanización

L.- Es lógico, si tu generación tolera y admite perfectamente la cultura de ese país como parte de la nuestra.

MPC.- Es difícil desligarse de una cultura que has mamado desde pequeño. Si la acción del libro se hubiera desarrollado en otro lugar, me hubiese salido una novela totalmente diferente. ‘El Samurái Desnudo’ es un homenaje a toda esa cultura: al cine, a la música, referencias a la literatura pulp… además está influenciado claramente por filmes y bandas que denotan esa visión de Norteamérica.

L.-Vale. En esta novela tu protagonista es un joven de New Jersey con mucho caracter. ¿Cómo viviste esa vuelta a la adolescencia?.

MPC.- Es una juventud que no me hubiera gustado vivir, pero te aseguro que cualquier pibe puede sentirse identificado con el personaje. Ya no tanto con sus actos como con sus vivencias, su lenguaje...  Roy es muy protagonista y habla como quiere. El escritor se lo consiente. Roy podría ser el reverso tenebroso de Holden Caulfield (El guardián entre el centeno). Esta idiosincracia si que puede trasladarse a cualquier otro ámbito, no necesariamente a los jóvenes norteamericanos.

L.-Nos consta además que se las haces pasar canutas.

MPC.- Los personajes de 'El Samurái Desnudo' hacen un poco de Caronte para conducir a Roy a su propio infierno. La novela es en sí una bajada a los infiernos y durante el descenso encontramos estereotipos en los que cualquiera, adolescente o no, puede verse reflejado; miedo, desconexión, lucha... pero también hay deseo. Es una obra muy carnal, más que sexual, donde los sentimientos son muy primarios. Instintos básicos. Ligado a esto también hay escenas de violencia aunque no la considero una novela violenta.

L.-Y con tanto desasosiego y lo tranquilo que pareces... ¿Cómo se te ocurrió escribir esta novela?

MPC.- Tenía la historia y para mí suponía un reto investigar sobre la búsqueda y las relaciones desde fuera de la adolescencia. Son las influencias cinematográficas y musicales las que han hecho más fácil el camino. Un sendero en el que podemos encontrar a Bukowski y a Hendrix, a Scorsese y a Tarantino. Mientras escribía siempre tenía en mente que 'El Samurái Desnudo' es una obra para leer, ver y escuchar. Me gusta mucho trabajar con esa sinestesia e imaginar que cada acción es un fotograma. Una experiencia onírica y muy adictiva que juega con el inconsciente colectivo, hasta el punto que sentía que los propios personajes me hablaban mientras escribía. De hecho creo que el final es mérito de ellos. El final que yo había imaginado en un principio es totalmente diferente al que tiene la obra.

L.- ¿Piensas que es un final mejor?

MPC.- No lo sé, no creo que sea ni mejor ni peor. Pero estoy seguro de que éste es el final que le va. Disfruté mucho escribiendo la novela y creo que también la viví. Supongo que muchos de los demonios del autor están también reflejados en las páginas de 'El Samurái' 

L.- Pues que bien, suponemos que te habrás sentido liberado después de terminarla... ¿Todavía te quedan fuerzas para pasar las fiestas navideñas de firma en firma de libros y de presentación en presentación?

MPC.- Pues sí, muy liberado. Ir a las ferias o a los encuentros debe ser una acción fundamental para alguien que quiera promocionar su obra. Ha caído el muro entre la novela, el escritor y los propios lectores.

L.-Entonces, ¿dónde queda el papel del escritor misterioso que no concede entrevistas?

MPC.- Es un rol que algunos pueden adoptar, yo no me veo en ese papel. A mí personalmente me gusta acudir a estas presentaciones y hablar con la gente, escuchar sus críticas o contarles por qué deben comprar el libro.

L.- Seguro que muchos lo comprarán por la impactante foto de la portada. ¿Quién es el autor?

MPC.- La portada es obra de Oscar Benasar, quien también está muy ligado al mundo de la música y además ha diseñado la portada de mi nueva novela.

L.- Claro, conocemos a Benasar como productor del grupo Sumergible. Háblanos un poco del futuro y de esa nueva novela.

MPC.- Pues en eso estamos. En principio te puedo contar que se llama 'Apóstol' y que espero poder sacarla al mercado en el mes de abril de 2015

L.- ¿Volverán a ser Éride quienes editen este nuevo libro?

MPC.- Seguramente no. Fue una gran experiencia trabajar con ellos pero creo que mi camino va en otra dirección.

L.- Cuéntanos al menos de qué va 'Apóstol'

MPC.- Mucho no te puedo adelantar. Pero te puedo decir que no tiene absolutamente nada que ver con 'El Samurái Desnudo'. Es una historia de amor, que no romántica, y escrita con el corazón. Mientras 'El Samurái' es mucho más visceral, esta es una nueva historia sobre la luz pero muy poco convencional. Un contrapunto de mi anterior novela. Mi estilo sigue estando ahí, aunque es otro tipo de novela quizás más poética. Seguro que muchos dirán que me he ablandado. Me encantaría que me lo dijeran.

L.- Pues llegado el caso te lo diremos. Por cierto... ¿Te dicen muchas cosas en las redes sociales?¿Cómo es tu relación con las nuevas tecnologías?

MPC.- Hoy en día son muy necesarias. Me gusta jugar al juego de la promoción. Las redes sociales en mi caso van más allá de un foro o de un blog que pueden funcionar como estudio de impacto y que me permiten comunicarme de forma activa con mis lectores. Espero muy pronto poder subir 'El Samurái Desnudo' a iBooks y otras plataformas digitales. Creo firmemente en el potencial de estos medios. Espacios como Amazon, por ejemplo, disponen de material literario que nunca se ha impreso. Son herramientas que te permiten investigar. Supongo que estamos en una época en la que hay que saber conciliar el mundo digital con el papel.

L.- ¿Crees que todavía hay gente curiosa que sabrá llegar a tu libro a través de internet?

MPC.- Se que existe una minoría curiosa que, gracias a su labor de búsqueda, despertará a esa mayoría a la que todos los escritores esperamos llegar. Las plataformas de venta online son todavía un mercado emergente.

L.- Pues muchas gracias Manuel. ¿Vamos a hacernos unas fotos?

MPC.- ¿Dónde? ¿Aquí mismo? ¿¡Estás loco!?, tengo una reputación que mantener.

 

 

Como habrán leído a Manuel le gusta mantener el contacto con los lectores así que pueden echar un ojo al perfil de facebook de 'El Samurái Desnudo' https://www.facebook.com/elsamuraidesnudo?fref=ts  donde podrán saber más de sus planes de promoción y, por supuesto, felicitarlo por Navidad y alentarlo para que siga trabajando igual de bien.


Si lo desean pueden leer los cuatro primeros capítulos del libro en el siguiente enlace  http://es.scribd.com/doc/167048507/El-Samurai-Desnudo-4-Capitulos

gravatar

0 Comentarios