No hay quinto malo

Texto y fotos: Moisés Barrios

Arona se ha convertido en los últimos años en un foco para los amantes de la música dance y el EDM, un público predominantemente joven que acude a la llamada de los festivales de este género sin pensárselo dos veces. 

El Arona Summer Festival, en su quinta edición, es probablemente la insginia de este hecho al albergar casi 12.000 personas en el Estadio Olímpico Antonio Domínguez. Tal cantidad de asistentes no se merecía menos que deejays de talla internacional como Nicky Romero, Rudimental Dj's, Oliver Heldens, o Mathias Tanzmann o Guy Gerber por la parte menos comercial. Pendulum, la banda australiana-británica que en el último lustro ha apostado por dj sets, anunció a última hora su ausencia en el festival debido a una emergencia familiar; una pena.

El future house se asienta

Ya en la edicion de este año del festival más grande de todos, el Tomorrowland, se podía escuchar con mucha frecuencia sesiones marcadas por este subgénero que ha ido ganando terreno a lo largo de los años y que en el ASF15 tuvo notable presencia en los sets de muchos de los deejays que estuvieron a los platos en el escenario principal. 

Quizá el EDM haya perdido fuelle, en parte por las duras críticas de sectores más 'underground' y menos comerciales, o por el mismo sonido del mismo que lo hace pesado y reiterativo pasadas unas horas. Sea cual sea la razón, cada vez más personas -aunque a un ritmo pausado- intentan alejarse de este foco masivo y apuestan por sonidos más oscuros o eléctónicos. De ahí que el future house -una mezcla entre EDM y deep house- esté teniendo mucha más presencia en este tipo de festivales a otrora con el EDM como protagonista.

Subidones y letargos

Si bien el espectáculo a nivel audiovisual y de pirotecnia es uno de los puntos fuertes del ASF15, en esta edición -debido quizás al lag por la ausencia de Pendulum- muchas de las sesiones han visto las transiciones entre cada track muy largas y pausadas. Era ya normal que parara toda la música y poco a poco empezara de nuevo para un subidón que si, hacía que todos el publico se viniera arriba, pero ¿no deben ser los sets constantes y siguiendo una línea?

Muchas de las sesiones del main stage tuvieron transiciones entre cada track muy largas y pausadas. 

También hay que decir que el EDM se presta a ello: bajones y subidones sin una línea media de progresión que haga que la sesión vaya de menos a más. Asimismo, es parte del estilo de cada deejay y la forma en que preparan su sesión porque es lo habitual.

Por su parte en el escenario underground -el cual personalmente considero más un concepto relacionado a la escena o ambiente en el que se desarrolla y no tanto sobre la música- el techhouse y el techno (especialmente en las últimas horas) cumplieron su labor en los decks de importantes artistas de la escena local como Hanfry Martínez, Luis Groove, Fran Cabello, González y Ben Simington, y de internacionales como Mathias Tanzmann o Guy Gerber que dieron un recital de ritmo y groove para no parar de bailar, en especial Gerber quien apostó por un techno con mucha percusión y que cada vez ofrecía más elementos dub ideales para cerrar la noche. 

El Arona Summer Festival 2015 fue de nuevo una clara señal de que Tenerife no es solo sitio de pachangueo. Ya sea en su sentido más comercial, el EDM lleva casi un lustro con presencia constante en Canarias con diferentes festivales que cada vez tienen mayores aforos. Toca esperar que se siga apostando por festivales de este tipo y que no se estanquen en una idea o concepto, sino que avancen según las últimas tendencias y festivales de referentes de otras partes del mundo. 

gravatar

0 Comentarios