Finlandia se hace arte con Kuusisto y Sibelius

La Orquesta Sinfónica de Tenerife traza, en su nuevo programa de abono, una línea musical a través del romanticismo, el postromanticismo y el nacionalismo con una selección de obras que incluye la Obertura 'Egmont', de Beethoven, la Tercera Sinfonía de Brahms y el Concierto para Violín de Sibelius. El evento, que será conducido por Daniel Raiskin, tendrá lugar este viernes 'día 8 de mayo a las 20:30 horas en la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife Adán Martín y contará con la intervención en el violín solista de Pekka Kuusisto.

Compuesta como música incidental para la tragedia del mismo título de Goethe, 'Egmont' rara vez se interpreta completa (consta de obertura y nueve números). Sin embargo, su obertura forma parte imprescindible del repertorio de las orquestas. Aunque no puede considerarse como música programática estrictamente expresada, sí tiene un contenido que sugiere ciertos aspectos dramáticos del personaje y la obra literaria. Su carácter heroico y trascendente no se refiere sólo a su protagonista. Es una lucha contra la tiranía y la opresión de un pueblo.

El Concierto para Violín de Sibelius fue la única obra concertante que el compositor finés escribió. De gestación complicada y varios cambios en su escritura, llegó a una versión definitiva que es la que hoy en día se interpreta. Más allá de las innovaciones formales, lo que suscita verdadero interés en este concierto son las características estilísticas del lenguaje musical: las amplias melodías, sombrías y austeras, impregnadas de melancólica tristeza, respirando el color del paisaje finlandés, la armonía estática, los ritmos vigorosos y a menudo sincopados, o los originales timbres que proveen las voces graves de los instrumentos de madera.

Como haría Mahler posteriormente, Brahms dedicaba sus vacaciones de verano, habitualmente en lugares de montaña de Austria, Alemania o Suiza, a la composición de sus trabajos más importantes. Gran amante de la naturaleza, en 1883 decide componer su Tercera Sinfonía en Weisbaden, junto al Rin. La obra presenta una coherencia temática y estructural en torno al motivo celular que abre el Allegro con brio. Fue Clara Schumann quien lo advirtió, y así se lo hizo saber cuando le escribió a Brahms: “Todos los movimientos dan la impresión de estar escritos de un tirón, como si formasen un único latido del corazón”.

Pekka Kuusisto es conocido como violinista y director de originales programas. Fiel defensor de la música contemporánea, Kuusisto colabora asiduamente con compositores como Nico Muhlz y Thomas Adès. Recientemente ofreció el estreno mundial del concierto para violín de Sebastian Fagerlund. Kuusisto ha creado un homenaje a Sibelius para el 150 aniversario de su nacimiento, presentando la obra del compositor junto con canciones y poemas tradicionales de Karelia.

Es director artístico de “Our Festival”, con sede en la ciudad de Sibelius y galardonado con varios premios, como Festival del Año de Finland Festivals en 2011 y el Premio Estatal de Música Finesa, otorgado por su innovadora programación. Kuusisto toca un instrumento de Giovanni Baptista Guadagnini del año 1752, cedido por la Finnish Cultural Foundation.

Hijo de un destacado musicólogo, Daniel Raiskin creció en San Petersburgo donde estudió viola y dirección de orquesta con el profesor Lev Savich. Asimismo tomó clases con maestros como Mariss Jansons, Neeme Järvi, Milan Horvat, Woldemar Nelson y Jorma Panula.

Con 20 años, Daniel Raiskin abandonó la Unión Soviética para continuar sus estudios en Ámsterdam y Friburgo, y pronto se convirtió en uno de los violistas más demandados en Europa, tanto como solista como para hacer música de cámara. Decidió comenzar también su carrera como director convirtiéndose pronto en uno de los más reconocidos de la joven generación con un repertorio amplio y versátil.

Desde el 2005, Daniel Raiskin es director titular de la Staatsorchester Rheinische Philharmonic de Koblenz (Alemania) y, desde el 2008, ocupa el mismo cargo en la Artur Rubinstein Philharmonic Orchestra en la ciudad polaca de Lodz. Ha dirigido a solistas como Martin Fröst, Alban Gerhardt, Natalia Gutman, Peter Jablonski, Janine Jansen, Kari Kriikku, Lang Lang, Francois Leleux, Mischa Maiky, Vladimir Mendelssohn, Midori, Shlomo Mintz, Daniel Müller-Schott, Steven Osborne, Enrico Pace, Ivo Pogorelich, Julian Rachlin, Vadim Repin, Benjamín Schmid, Dmitri Sitkovetsky, Julian Steckel y Alexei Volodin.

gravatar

0 Comentarios