Fijando la lente sobre la diversidad

Visita el especial MUSAGADIR FESTIVAL CULTURAL en Lagenda

Amantes del universo cinematográfico, marcad en rojo todos los jueves de agosto en la agenda porque hay una cita ineludible en el Museo de la Naturaleza y el Hombre (MNH): el ciclo Miradas Marroquíes. Una vez acabado el programa de conciertos 'Ritmos de las dos orillas', un viaje musical de ida y vuelta, el Festival Cultural Musagadir pone en marcha la proyección de una serie de películas para descubrir un pedacito más del buen hacer fílmico de un territorio tan diverso y creativo como desconocido y apasionante culturalmente hablando.

'À la recherche du mari de ma femme' (7 de agosto), 'Marock' (14 de agosto), 'Andalusie, mon amour' (21 de agosto) y 'A Jamaâ' (28 de agosto) son los títulos elegidos por el Festival de Cine Africano de Córdoba y Filmoteca Canaria para este ciclo que supone una interesante aproximación a algunos cineastas fundamentales en el continente. En 'À la recherche du mari de ma femme', la guionista, Farifa Benyazid, hace un guiño a la poligamia que arrancará más de una sonrisa entre los espectadores. También lo hará seguramente 'A Jamâa' ('La mezquita'), que se alzó con el primer premio del Festival de Cine Africano de Tarifa-FCAT y 'Andalousie mon amour', una comedia con trasfondo de sueño europeo al estilo marroquí. Y por último, un título que no pasó desapercibido en las salas comerciales de Marruecos, 'Marock', que nos trasladará a la vida de la juventud burguesa de Casablanca, ofreciéndonos una imagen absolutamente inusual, para algunos provocadora, de una cierta juventud urbana marroquí.

El ciclo de cine Miradas Marroquíes refleja cómo es el Marruecos de hoy, con sus luces y sus sombras; un país que aún crece a dos velocidades y en el que conviven modelos de vida muy dispares. La selección, de lo más prometedora, pone el factor humano en el centro argumental de la trama cinematográfica. Las películas recogen todas las asimetrías de la sociedad marroquí, y han contado con el apoyo financiero del propio Estado, lo que, a juicio de Mane Cisneros, directora del Festival de Cine Africano, “es una paradoja”. Desde la comedia o el drama, desde la mirada del niño, de la mujer o del hombre nos hablan de esta sociedad en evolución a diferentes velocidades.

Mohamed Abderrahmane Tazi dará el pistoletazo de salida a este programa de proyecciones con 'À la recherche du mari de ma femme' (1993) el 7 de agosto (21:30 horas). En ella, el director contempla su infancia con humor: hijo de padre bígamo y de abuelo polígamo, creció en un harén lleno de felicidad. Allí, con las mujeres, los niños y las criadas, bajo la mirada a veces severa, otras tierna, del Amo, compartió las alegrías, las penas y los conflictos de esta pequeña comunidad. La película ha sido premiada en el Festival Cinemed de Montpellier, Festival des Films du Monde de Montreal, Journées Cinématographiques de Carthage, Festival National du Film Marocain de Tanger y Fespaco.

La franco-marroquí 'Marock' (2005), de Laïla Marrakchi, narra la despreocupación de la juventud acomodada marroquí y todos sus excesos: las carreras de coches, la amistad, la música, el alcohol y la ansiedad de pasar a la edad adulta. Centrada en la aventura sentimental entre una adolescente musulmana sin complejos y un playboy judío, la cinta describe la vida de los jóvenes privilegiados de buena familia de Casablanca que  evoluciona, sin embargo, en un ambiente de fuertes tradiciones religiosas que les obliga a entrar en confrontación cuando sus deseos de emanciparse chocan con la rigidez de las costumbres.

Si bien este filme fue galardonado con el premio Un certain regard, del Festival de Cannes, en 2005, el Contemporary World Cinema del Festival Internacional de cine de Toronto, (Canadá) del mismo año además del Premio Coup de coeur del público, en el Festival de Sarlt (Francia, 2005), centraba la atención los periódicos y revistas culturales de Marruecos cuando se estrenó a finales de la primavera de 2006. La propia directora, Laïla Marrakchi, fue objeto de críticas muy severas cuando acudió a presentar la película en Tánger en el contexto de Festival Nacional de Cine (diciembre de 2005) y luego, cuando esta se estrenó comercialmente en Francia (febrero de 2006), se produjo una muy intensa discusión entre los integrantes de la diáspora marroquí en este país, para quienes la cineasta se había arrogado la tarea de hablar en nombre de toda la joven generación de marroquíes.

El 21 de agosto llega 'Andalusie, mon amour' (2011), película que lleva la firma de Mohamed Nadif, sobre el conflicto de la inmigración irregular personalizado en dos jóvenes estudiantes de Casablanca que sueñan con Europa. Said y Amine acaban en un pueblecito en el norte de Marruecos donde, con la ayuda del maestro de la escuela, se embarcan hacia Europa y naufragan. La historia continúa con la misma previsibilidad que se puede esperar: mientras el mar devuelve a Amine al pueblo, Said llega a una playa española, concretamente en Andalucía, que se muestra al protagonista como un lugar muy extraño. Pero también Amine, en el pueblo marroquí, empieza a ver cosas insólitas.

El ciclo Miradas Marroquíes se despide del Museo de la Naturaleza y el Hombre con 'A Jamaâ' ('La mezquita', 2010), un relato a modo de crítica social sobre los grandes problemas que preocupan al mundo actualmente, como la religión, la política o las relaciones humanas, integrados en el microcosmos de un pueblo del sur de Marruecos, Zagora.

Para el rodaje de la película anterior de Daoud Aoulad-Syad, 'En attendant Pasolini', se construyeron los decorados en parcelas alquiladas a los habitantes de este pueblo. Se edificó una mezquita en la parcela de Moha, uno de los vecinos. Al final del rodaje, el equipo se marchó del lugar. Los vecinos derribaron todos los decorados, excepto la mezquita, que se había convertido en un auténtico lugar de culto para el pueblo. Aunque para Moha es desastroso, ya que era el terreno donde cultivaba las hortalizas con las que alimentaba a su familia y quiere recuperar el terreno a toda costa. En tiempos de cambio en las sociedades árabes, el islam es protagonista imprescindible.

La cinta, que ahonda con humor en las pequeñas situaciones cotidianas, ha sido galardonada en los certámenes Cinemed 2010, San Sebastián 2010, Tetuan 2011.

gravatar

0 Comentarios