Cada historia tiene su títere

La compañía de marionetas Per Poc, es el resultado de la ilusión de Santi Arnal y Anna Fernández por dar a conocer el universo del títere, sus posibilidades plásticas y dramatúrgicas. En esta búsqueda han surgido colaboraciones diversas con las artes plásticas, el cine, la música o el mundo audiovisual. Nos mostrarán, en el Teatro Leal, el fruto de su amplísima investigación en el trabajo con títeres a través de una obra épica: Romeo y Julieta.

Un proceso muy largo

Cada historia tiene su títere. Su investigación es, sin duda, el proceso clave del trabajo de esta compañía, lo más apasionante. Quizás por eso han tardado más de ocho años en crear este espectáculo, a partir de la música de Romeo y Julieta de Sergei Prokofiev y el texto de William Shakespeare.

Según los creadores antes necesitaban poner en escena otros textos, crear otros títeres; tenían que ser capaces de parir -seguramente es el verbo que mejor define este proceso- unas marionetas que, no sólo tenían que contar una de las historias más bellas y tristes de nuestra cultura, sino que además, tenían que hacerlo a través de una de las composiciones musicales más extraordinarias.

Las marionetas que buscaban debían ser capaces de luchar con saña, bailar con gracia, amar con tanta dulzura como pasión, angustiarse cuando el destino se les girara en contra, tener y perder la esperanza, matar, morir. En esta investigación encontraron las marionetas de Romeo y Julieta. Son gigantescas y a la vez ligeras. Las texturas y los colores prevalecen sobre la expresión facial. En algunos momentos son criaturas de un sueño, en otros, de una pesadilla. Y, sobre todo, son extraordinariamente dinámicas y, por tanto, capaces de marcar el ritmo y la tensión de los acontecimientos que nos conducen a la tragedia final.

Propuesta artística

La compañía Per Poc ha realizado una adaptación para narrador de la obra 'Romeo y Julieta' de William Shakespeare. Las marionetas desarrollan acción sobre la música descriptiva de Prokofiev, que nos dará en cada momento la tensión dramática de las escenas.

Se trata de una propuesta muy visual, donde la principal protagonista es la música. Per Poc lustra la historia con el objetivo de explicar el argumento y mostrar otras maneras de trabajar con la música clásica y abrirla a nuevos públicos. En todo momento , orquesta , música, actores y marionetas se interrelacionan. La propia orquesta hace escenografía y así el conjunto conforma una unidad.

Las marionetas

La compañía propone unas marionetas de gran formato para poder compartir el escenario con una música tan extraordinaria. Se ha decidido trabajar una técnica mixta de marote y bunraku, con unas marionetas con unas medidas que van de los 2,00 a los 4,00 metros de altura.

Para conseguir unas marionetas ligeras y con una manipulación muy suave , propia de un ballet , se ha optado por trabajar partiendo de las telas, con sus diferentes texturas y colores , en función del personaje que representan. Así , por ejemplo, Teobaldo es de color naranja ; Romeo, azul ; Julieta presenta tonalidades rosas ; el padre Capuleto es granate ; el padre Montesco , verde ; etcétera. Otra característica de estas marionetas es su capacidad de transformación en función de la escena : el vestido de Julieta será el balcón que se fundirá con un abrazo con su amante Romeo ; Fray Lorenzo hará de ábside de la iglesia durante la ceremonia de boda de los dos jóvenes enamorados.

 

 

Romeo y Julieta es una historia de amor pero también una historia sobre lo absurdo de los conflictos sin resolver. Dos jóvenes enamorados, que pertenecen a familias rivales, deben defender la pureza de sus sentimientos ante la adversidad de un entorno hostil. Este argumento sirvió a Prokofiev como inmejorable punto de partida para desarrollar una obra musical donde la belleza y la potencia se entrelazan y casi se hacen tangibles. 

gravatar

0 Comentarios