Feliz 1974

Bajo el título 'Feliz 1974' se agrupan una serie de acciones e intervenciones en espacio público del artista, autodefinido como 'ensuciador multidisciplinar', Oliver Behrmann, que proyectó su mensaje en la cúpula de la catedral de La Laguna, tan solo unas horas después de haber sido inaugurada. El Tanque acoge desde el 22 de marzo hasta el 3 de mayo una versión en formato expositivo de este trabajo.

"Feliz 1974 nos retrae cuarenta años atrás, haciendo visible la sensación que tienen muchos ciudadanos del retroceso en derechos y pérdida de libertades que imponen las actuales políticas, reformas y propuestas de leyes, aprobadas gracias a la mayoría absoluta de los partidos en el poder y a pesar de las cada vez más enérgicas protestas ciudadanas." (Oliver Behrmann)

La obra de Behrmann se centra en performances e instalaciones, en las que utiliza frecuentemente elementos multimedia. En muchos de sus trabajos recurre a los extremos del espectro visible y audible para sumergir al espectador en un mundo onírico. Suele jugar con la interpretación irónica y estética de temas trágicos como catástrofes, accidentes, la muerte y toda clase de miedos. Oliver vive y trabaja en Berlín y Santa Cruz de Tenerife.

gravatar

0 Comentarios