La música clásica más apasionada

La Orquesta Sinfónica de Tenerife dedica al romanticismo su tercer concierto de abono de la temporada con un programa compuesto por obras de compositores fundamentales de este repertorio, los Conciertos para piano número 1 y número 2 de Mendelssohn, que se completará en la segunda parte por la Sinfonía número 3 Renana de Schumann. La primera parte será interpretada al piano por el italiano Roberto Prosseda y la formación musical del Cabildo será conducida por su director honorario, Víctor Pablo Pérez. El concierto tendrá lugar este viernes 6 de noviembre a las 20:30 horas, en la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife Adán Martín.

Las dos obras escogidas de Felix Mendelssohn, resultan representativas de los atributos que identifican su carácter compositivo: contención, equilibrio e intimismo. En sus piezas pianísticas descubrió, como la mayoría de los románticos, un modo original de manifestarse, como si fuera un diario íntimo, sin sucumbir a excesivas preocupaciones formales.

En el caso del Concierto para piano número 1 en sol menor (opus 25), estrenado por su autor en septiembre de 1831 en Múnich, destacan varias innovaciones con respecto a la forma clásica de presentar el instrumento solista y la orquesta, que sostiene con energía la sensibilidad nerviosa del piano. Los tres movimientos se interpretan encadenados, siendo el último el más conocido, mientras que el Andante es una sosegada romanza muy próxima al sentimiento schumaniano.

Las sinfonías de Robert Schumann, se hallan entre las piezas musicales más apasionadas de su época. De evidente poética, la Sinfonía número 3, en mi bemol mayor, llamada Renana (opus 97) es un homenaje a la vieja Alemania y con ella el autor deseaba retratar lo que el río, sus paisajes o sus leyendas evocaban al alma de los románticos alemanes.

 

 

 

 

gravatar

0 Comentarios