Son varios los municipios de Tenerife que recrean los últimos días de vida de Jesús como parte de los actos populares de la Semana Santa. En todos los casos con la colaboración de cientos de voluntarios que ayudan con las infraestructuras, hacen de extras con trajes de época o recaudan fondos a lo largo del año para poder llevar a cabo las representaciones.

En Güímar, la representación de la Pasión marca el comienzo de la Semana Santa. Se celebra desde hace 19 años en la Plaza de San Pedro, ante miles de personas, con un guión invariable año tras año que sigue la narración de Flavio Josefo.
En Adeje, el Viernes Santo,  la representación recorre la Calle Grande, comenzando con la entrada de Jesús en Jerusalén, que es una de las escenas más frescas y costumbristas, y acabando con la escena de la crucifixión. El año pasado asistieron 22.000 personas y cada año el acto cobra más importancia, se retransmite por la Televisión Autonómica y los detalles no se desvelan hasta última hora.
También en Candelaria representan la Pasión, en forma de recorrido a través de la villa, en la que se construye una recreación de Jerusalén que cuenta, entre otras cosas, con un mercadillo hebreo que causa sensación entre los asistentes.

gravatar

0 Comentarios