La playa de Santa Cruz se llama Emeneache

Sesenta toneladas de arena rubia africana transforman uno de los patios del Museo de la Naturaleza y el Hombre, con sus cuatro majestuosas palmeras, en una especie de playa interior, íntima y sorprendente. En este paradisiaco entorno se desarrollarán diversas actividades gratuitas, todas relacionadas de una u otra forma con el verano.

Aunque 'Playa Emenehache' no es un evento veraniego, es un lugar, una playa interior, que nos aleja de la realidad asfixiante de la trama urbana. Una pequeña cala de arena blanca y palmeras cuya lectura, a través del imaginario colectivo, nos hace viajar a los paraísos ubicados en las lejanas islas de los Mares del Sur o, simplemente, a nuestro Sur, en palabras de Maccanti “esa tierra tan madre, tan hermosa".

En este soleado refugio interior se exhibe '¡Hola, Caracola!' una fantástica exposición de conchas, las joyas del mar, que permanecerá abierta hasta el 1 de septiembre y que representa una pequeña muestra de las mejores piezas de esta colección del Museo de la Naturaleza y el Hombre, que consta de más de 130.000 ejemplares pertenecientes a especies de diferentes zonas del mundo

La música caliente no podrá faltar en este ingenioso y divertido invento. Música surf, bossa, chill out y son cubano durante los jueves de julio. Un recorrido musical por los sonidos que acompañan a los bañistas en diferentes playas del planeta.

Durante los jueves de agosto, no faltará tampoco el cine de verano en esta animada playa. En colaboración con Filmoteca Canaria se proyectarán títulos como 'Tiburón', 'El gran miércoles', o 'Náufrago' entre otros filmes situados en 'Mares Lejanos', que harán las delicias y pesadillas de los más aventureros. Cine nocturno (21:00) con temática fresquita.

Un verano original con una playa dentro de la capital. Ideal para pasar cualquier día y tomar un refrigerio en el Gastrobar del museo, convertido en 'chiringuito veraniego' y que aliviará al visitante de los rigores del verano. 

gravatar

0 Comentarios