las ratas con cristina ruiz

"Sé que me van a mirar con lupa porque no estoy sustituyendo a un cualquiera"

Las Ratas son uno de los grupos más emblemáticos de rock en Canarias, no cabe duda. Una dilatada trayectoria con múltiples etapas, formaciones y proyectos. Desde sus inicios cercanos a un elegante pop rock del que no deben quedar casi registros a la gran epopeya musical en forma de ópera rock 'Sáhara 1975', pasando por discos producidos fuera de las islas como aquel 'La Máquina’, grabado en Navarra por un histórico del rock vasco como es Kaki Arkarazo, o la reciente y fructífera etapa liderada por su último trabajo hasta la fecha ‘Spanish Bukake’.
Pues esta etapa, quizás la de mayor estabilidad del grupo desde sus orígenes, se ha cerrado a la vez que se da paso a la enésima reinvención: hace poco se hacía público que Boris, uno del singular trío de cantantes y avanzadilla escénica, abandonaba la formación. La noticia era particularmente importante al ser uno de los miembros fundadores de Las Ratas. Un comunicado en redes sociales hacía pública la noticia la semana pasada, dejando claro que los motivos de la decisión eran estrictamente personales y que se mantenía la mejor de las relaciones. Hasta aquí la etapa que se cerraba.


La que se abre, por su parte, vendrá marcada por la incorporación de una cantante que también cuenta con una dilatada trayectoria: hablamos de Cristina Ruíz, conocida por proyectos tan notables como Neith, Line o Mother in Law en los que siempre ha oscilado entre el rock y la electrónica. Ya se sabe que las comparaciones siempre hay que hacerlas con mucho cuidado, pues más en esta ocasión, que se ha aprovechado más como una nueva vuelta de tuerca al proyecto que como un simple cambio de piezas.
Para la puesta de largo de este nuevo formato se ha elegido una gran ocasión: el festival Lonjas Rock, una cita que fue obligada durante años para los amantes del rock y que vuelve este verano al Puerto de la Cruz. El cartel de esta edición, incluye, además de Las Ratas, a Def Con Dos, O’Funkillo, Remaker, Neomaniac y Underground Kombustible, ahí es nada.

 

 

Cristina Ruiz: “Una gran responsabilidad"

Lagenda, siempre al pie de la noticia, se ha puesto en contacto con la banda, y en particular con la nueva incorporación, para que nos cuente cómo llevan los preparativos del evento. Cristina reconoce haberse sentido “muy sorprendida”, tanto ante la marcha de Boris, a quien calificó como “un máquina”, como de que contasen con ella, lo que le resultó “del todo inesperado”, tanto por la gran trayectoria del grupo en cuestión como por el hecho que fuese “un grupo de chicos” el que le hiciera el ofrecimiento. Y sobre todo por la cuestión, más allá de si la banda es mixta o no (como dice Cristina, en su carrera ha pasado por bandas de todo tipo), de sustituir a una voz masculina, a lo que se refiere como un “cambio brutal para el oyente”.


Respecto de las comprensibles dudas a la hora de aceptar la oferta, la cantante cita más bien el “miedo a que no encajase bien, no les gustase a ellos -que al parecer lo tenían más claro que yo- o a mí”, pero que esta sensación se disipó rápidamente en cuanto hicieron el primer ensayo. Pasado este obstáculo, la primera cita que se les venía encima, y no con mucho tiempo de ensayo, era el Lonjas Rock, ante el que reconoce encontrarse “un tanto nerviosita a pesar de las ganas”, no sólo por la responsabilidad propia del estreno sino también por el tiempo que lleva (un par de años, o más) sin subirse a un escenario a cantar.

Estoy un poco nerviosa, no sólo por la responsabilidad del estrenosino también por el tiempo que llevo sin subirse a un escenario a cantar.

Ante la duda de hasta dónde pueden llegar los cambios en un grupo tan “hecho” como Las Ratas, los seguidores pueden estar tranquilos: “hay un cambio brutal por no ver a Boris y verme a mí” pero no parece este cambio vaya más allá y seguirán siendo fieles a un estilo con el que Cristina reconoce “sentirse muy a gusto” porque siempre le gustó mucho el rap y el hip hop e incorporaba estos elementos a sus grupos, aunque quizás de un modo no tan intensivo como ahora.
A la obligada pregunta acerca de las inevitables comparaciones responde de la manera más sincera posible: “para eso nunca se está  preparado, pero hay que tomárselo bien. Las críticas son siempre constructivas. Sé que me van a mirar con lupa, porque además no estoy sustituyendo a un cualquiera, y va a ser difícil estar a la altura, eso está claro.”
Ya a punto de finalizar la conversación surgió la cuestión de cómo iba a llevar el compartir escenario con alguién tan icónico como Txowie y si pensaba seguir sus pasos a lo, sin dudarlo, respondió que "su aspiración es aprender del maestro para poder superarlo". Ahí queda eso para la posteridad.
Foto cedida por Pablo Bonet

gravatar

0 Comentarios