lulu

Dos relatos sobre la manzana

Lulú es un apodo que proviene de muchos nombres; de todos los nombres que empiezan por ‘Lu’. El nombre de una mujer en particular, o de todas: Lilith, Eva, Pandora, Helena de Troya, Circe, Medusa, Salomé, Judit, Dalila… Paco Bezerra utiliza este personaje, creado por el dramaturgo alemán Frank Wedekind en sus obras ‘El espíritu de la tierra’ (1895) y ‘La caja de Pandora’ (1904), a modo de díptico teatral, para replantear la figura de la femme fatale mediante un recorrido desde sus inicios hasta la visión actual que se tiene de ella.

La obra se centra en la vida de Amancio (Armando del Río), un hombre viudo propietario de una plantación de manzanos. En ella malvive obsesionado con la repentina y violenta desaparición de su esposa, junto a sus dos hijos: Calisto (César Mateo) y Abelardo (David Castillo). Hacha en mano, de lo único de lo que se ocupa es de perseguir a la serpiente que acabó con la vida de su mujer. No duerme, no come, no se ducha; sólo busca a esa culebra. Alarmados por la situación de su progenitor, los hijos le dan un ultimátum y Amancio agarra el coche y desaparece. Regresa acompañado de una hermosa mujer con una herida en la espalda, que dice haberse encontrado medio desnuda en la mitad de la noche; una chica sin apenas memoria y que tan sólo consigue recordar su nombre: Lulú (María Adánez).

‘Lulú’ es una crítica sutil pero tremendamente efectiva contra la brutalidad y el maltrato hacia las mujeres. ¿Existen de verdad las mujeres fatales o son solo un invento más de la cultura patriarcal? Esta revisión del arquetipo de mujer fatal, tan explotado en el arte, la música y el cine, sobre todo en el film noir, se basa, fundamentalmente, en los distintos puntos de vista que existen en torno a un suceso. El reclamo sobre la necesidad de escuchar el punto de vista de las mujeres, que ha sido por norma silenciado, es el gran valor de la obra; subrayado sobre todo con el monólogo final de María Adánez,que cierra el telón mostrando que las mujeres tienen aún mucho que contar.

gravatar

0 Comentarios