Tijuana No! Winston Smith

¿Qué fue de las músicas mestizas?

A principios de los años noventa comenzó a popularizase tanto en Europa como en América Latina el género denominado música mestiza o en algunos casos alterlatina. Una fusión desenfadada y reivindicativa que sin ningún tipo de pudor tomaba referencias del rock y de las músicas del mundo, generalmente latinoamericanas y caribeñas y que en ocasiones, y según qué proyectos, se complementaba con ritmos africanos, instrumentos australianos, música electrónica, rumba, flamenco o incluso sitares y tablas hindúes.

De esta forma se consiguió un sonido propio, una marca personal que consolidaba un estilo que hoy en día está prácticamente agotado y que ha sido casi canibalizado por sus propios sub géneros, en el mejor de los casos volviendo a las raíces de esta misma fusión.

 

 

Aquella amalgama de influencias, impulsada por grupos como Mano Negra o Los Fabulosos Cadillacs y posteriormente por Manu Chao y Vicentico respectivamente, generó durante más de una década multitudinarios y esperadísimos encuentros y festivales en los que no faltaban figuras como Amparanaoia, Aterciopelados, Macaco, Ojos de Brujo, Muchachito Bombo Infierno, Los Delinquentes, Sargento García o Maldita Vecindad y los hijos del Quinto Patio entre muchos.

 

MUMES

En Canarias se celebra esta semana en Los Cristianos la edición número 14 del MUMES, Festival de Músicas Mestizas y +, un encuentro que se ha reciclado en una digna muestra de fusión de músicas del mundo además de mostrar algún intérprete cercano a este género, como es el caso de los tinerfeños Caracoles. Un festival que, pese a todo, sigue ondeando la bandera de la diversidad musical y lo que es más importante, la diversidad cultural.

 

La historia no se portó tan mal con la música mestiza como con otros géneros, y como suele ocurrir, una vez que los grandes referentes pasan de moda, las radios y medios dejan de prestar atención a las novedades del género, aunque no olvidaban los proyectos más comerciales, Molotov, Café Tacvba...

No fueron pocos los proyectos que se forjaron y consolidaron bajo el paraguas de este género, grupos como Jarabe de Palo, La Cabra Mecánica o Bebe, incluso nombres tan exultantes como el de Juanes deben parte de su éxito a que las grandes compañías tenían las orejas pendientes en este estilo en ese momento, y la industria musical aprovechó para sacar partido a la situación, drenando hasta la saciedad un pezón que prácticamente se secó de éxito.

El impacto de la música mestiza fue brutal en la época y desde diferentes puntos del globo aparecían propuestas que se sumaban a un estilo que abría los brazos a cualquier fusión presuntamente arriesgada y que acabó por globalizar y normalizar el género. Artistas consolidados como Albert Plá, Raimundo Amador, e incluso Radio Futura, comenzaron a tontear con recursos del género, alguno incluso murió con él. Desde Francia, planeta local de Mano Negra, lo hacían Les Négresses Vertes. Inolvidables bandas británicas como Cornershop, Fun’Da’Mental o Asian Dub Foundation, a quienes tendremos por Tenerife el próximo 5 de agosto en el Feeling Festival, también formaron parte de este movimiento cuyo final sigue derivando hacia su desaparición por inclusión definitiva en nuestra realidad musical contemporánea.


Los supervivientes siguen siendo muchos, aunque no todos conservan el poder reivindicativo con el que nacieron, quizá Manu Chao sigue guardando ese halo de misticismo underground y antisistema con el que comenzó su lucha, pero no todos han podido, o no han querido, seguir la senda del maestro.

El futuro de la música mestiza murió con el chill out. Grupos como Chambao convirtieron aquellos alocados festivales mestizos que incluían chicas con cariocas, escupefuegos, darbukas y rituales a la luna llena, en una coqueta terracita de playa con copas a 15 pavos. Muerta la fiesta se acabó la rabia. El público se divide y se marcha ordenadamente y mojito en mano, justo por donde mismo vino.

 

La imagen que encabeza este artículo es la portada del disco ‘Contra Revolución Aveneu’ de Tijuana No! obra de Winston Smith que ilustra el fenómeno musical. Y hablando de fenómenos.

... A modo de nostálgico y enternecedor complemento pueden echarle un ojo a este clásico Celebrities de Muchachada Nuí o a este otro episodio…

gravatar

0 Comentarios