Mara, catacumbia y las ratas