Será una tontería, pero una de las máximas a las que recurro cada día y que se cumple a rajatabla es la consabida estupidez de que si un disco no te gusta a la primera es que tiene algo que contar. Este en concreto de El Pilar Azul, después de varias y múltiples escuchas sigue sin entrarme, así que intentaré definir cómo suena sin mojarme demasiado.

‘La constante sin nombre’ es un trabajo completo en el que no sobra nada. Un disco claustrofóbico, pero excesivamente abierto, demasiado como para calificarlo de intimista. El disco lo abre ‘Ahí no hay nadie’, un tema que comienza a generar una descarga emocional que continúa en canciones como ‘Diciembre’, ‘Mar de Dunas’ o ‘Bruma Violeta’...  obras que se pierden en la épica del pop más melancólico y en la monotonía de un post grunge asfixiante. Son buenos temas, emocionantes... , pero suficientemente tristes y apagados como para ponerte de mal humor. 

‘Imaginar’ coquetea con el pop contemporáneo y juguetea con la psicodelia. ‘Ondas Sónicas’ y ‘Déjà Vu’ abarrotan un espacio sonoro en el que casi no hay espacio para emocionarte, apenas lo hay para las letras. ‘Sombras’ no es más luminosa , pero prepara el camino para ‘Un susurro helado’ casi kraut y casi rock, pero siempre triste. ‘Bruma Roja’ termina oficialmente un disco frío pero decente en el que a pesar de su vertiente más pop y de su gusto por el ruido y la experimentación utiliza recursos excesivamente gastados. 

No se pierdan el bonustrack que se esconde al final del disco porque es sin duda el tema que desmonta toda esta reseña y  que para colmo de mis males me gustó a la primera.

La Constante sin Nombre por  EL PILAR AZUL( El hombre bala records)

http://elpilarazul.bandcamp.com/album/la-constante-sin-nombre

Nuevo trabajo de El Pilar Azul