- ¿Qué haces que no dejas de mover la cabeza?, ¡Ay, que ya te ha dado algo!… me dice preocupada mi mujer cuando me pilla infraganti escuchando el nuevo disco de Trópico 28. - Pues aquí.. le contesto. - escuchando Visiones -. - Ya. Responde ella con cierto aire escéptico.

Y es que claro… estas canciones que relatan visiones no son para tomárselas a broma. Denuncia social agresiva y bailable cien por cien que evoluciona hasta el límite el compromiso que ya tomaron hace unos buenos años con su anterior trabajo Paraíso Prisión.

Con Ayoze Quintana y Poti Malaje, como actuales cabezas visibles de este resucitado proyecto, se recupera la senda que marcaban sus composiciones de antaño. Reggae, dance hall, jungle, electrónica y drum & bass se funden en un trabajo en el que, fieles a su trayectoria, combinan sabiamente con elementos orgánicos. Guitarras, sintes y millones de efectos entre consignas de caríz inteligente son las herramientas que los miembros de Trópico 28 no dudan en utilizar para difundir su mensaje.

Visiones es una gran colección de canciones donde distintos géneros se suman y se dividen, se mezclan y se desintegran. Himnos de rebeldía aptos para cualquier oreja que se considere inconformista y contestaria. Un disco en el que encontramos acertadas colaboraciones y hasta tres magníficas remezclas de algunos de los temas más potentes del disco y que llevan a cabo productores como Crazy Dream, Resonance y Postman.

Meltdown Dubs, subsello de la firma Melting Pot, edita esta muestra eficaz de contenido avanzado donde roots y tralla comparten el mismo espacio sin dejar lugar a dudas sobre el presente y el futuro de Trópico 28.

Nuevas perspectivas para Trópico 28