‘Demiurgo no es una lengua’, sentencia Guillén en el título de la tercera y espectacular pista de este álbum. Y lo deja así de claro, como evadiéndose de la responsabilidad que conlleva el haber facturado un trabajo de esta magnitud.

Bien sabemos que las músicas contemporáneas no tienen un gran seguimiento en estas tierras y latitudes temporales, y que cualquier ejercicio de contemporaneidad está fuertemente ligada al olvido. Quizá este demiurgo con el que conversa José Guillén pueda ayudarnos a no perder en el cajón de nuestra memoria el sentido de la sensibilidad y otorgarnos por unos instantes, como sólo los demiurgos pueden proveer, el don para disfrutar libremente de cualquier creación artística.

El papel, quizá involuntario, que transforma a Guillén en divulgador de las artes experimentales, no es forzado. Su participación en diversos proyectos; La Mirada Automática, Electrocaustic Trío, Six Ensemble, amén de sus incontables propuestas y colaboraciones, así como su santa contumacia por ser uno de los responsables en llevar al público estos géneros a través del Festival CEPA que se organiza en El Sauzal, hacen de este artista una de las referencias musicales más interesantes de nuestro entorno.

Estas ‘Conversaciones con el demiurgo’ en el que diferentes sonoridades sugieren una constante comunicación, no conclusiva, desprende agradables aromas de la electroacústica más sugerente, y nos conduce sin pudor a la zona más romántica del minimalismo. Creaciones capacitadas para despertar en cualquiera que las escuche esa innata curiosidad por el descubrimiento. Sonidos analógicos, procesados o sin procesar, feedbacks y reverberaciones, filtros, saturaciones y otras maravillas en poco más de tres cuartos de hora, divididos sabiamente en ocho obras bien ordenadas.

El propio Guillén describe su trabajo de esta forma en su blog Reflexiones desde la trinchera

"Acaba de publicarse mi trabajo Conversaciones con el Demiurgo en el sello heleno Plus Timbre. Se trata de una serie de improvisaciones realizadas con sintetizador y theremin. Les invito a escuchar este disco y todo el catálogo de Plus Timbre, plagado de excelentes trabajos. El Demiurgo, tomando su figura como ordenador del caos y generador de las leyes cósmicas, se me antoja un personaje muy interesante. Es complicado imaginar lo transcendente que podría ser una conversación con tal sujeto, con este concepto tal vez; comodín y necesario, salvaguarda de las ideas perfectas."

Pueden rastrear en el bandcamp de este sello heleno y encontrar además ‘Órbitas’, otra referencia de José Guillén, así como la reciente publicación de diversas grabaciones de campo a cargo de Atilio Doreste, artista, experimentador y también colaborador ocasional del propio Guillén.

Conversaciones con el demiurgo - José Guillén. Plus Timbre (2016)

Nuevo trabajo de José Guillén