Los viernes serán clásicos

La cultura ha sido una de las grandes damnificadas por la crisis económica. El mundo de la música clásica no ha escapado de los desoladores datos económicos. Pero algunos de sus exponentes no están dispuestos a que el sinfonismo muera y para ello han hecho un esfuerzo adaptándose a los nuevos tiempos y hábitos sociales con el objeto de despertar el interés del público, versado y no versado. La Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST) cuenta, en ese sentido, con un abanico de opciones a la hora de comprar una entrada para acudir a cualquiera de los 18 conciertos que integran la temporada de abono 2014-2015, descrita por su director, Michal Nesterowicz, como  “una oferta buena, interesante y atractiva para todos”.

¿Sabías que puedes escuchar las novenas de Schubert y Mendelssohn o el violín de Lorenz Nasturica por solo 12 euros? Este es el precio mínimo de las entradas para menores de 27 años que acudan a cada uno de los conciertos de la Sinfónica en el Auditorio de Tenerife Adán Martín entre 3 de octubre de 2014 al 26 de junio de 2015. El resto de entradas, en función de las diferentes áreas de la Sala Sinfónica, están a disposición de la audiencia en esta franja de edad a 15, 20 y 22 euros). Pero es que además la Hora joven es un sistema que permite la adquisición de una entrada a 9 euros en cualquier zona de la sala siempre y cuando se adquiera una hora antes del inicio de cada concierto en la taquilla y presentando el DNI, pasaporte y carné te estudiante.

Todo el mundo conoce a la Sinfónica de Tenerife y la música clásica es un género que no es ajeno a nadie, desde los más pequeños a los de mayor edad. Nos hemos acostumbrado a escucharla a todas horas: en la tele, la radio, el cine, en la sala de espera de la consulta del médico... Pero esta amplia difusión del repertorio de siglos atrás no se aprecia en la asistencia a las salas de conciertos, lugares donde las partituras de grandes compositores de la historia cobran vida. La OST quiere poner a disposición de todo el mundo su música y cuenta para ello con diferentes precios de entradas (16, 22, 28 y 33 euros), entre las que se incluyen descuentos para personas mayores de 65 años (14, 19, 23 y 27 euros).

Ya no hace falta llevar a cabo proyectos de conciertos multitudinarios en lugares poco habituales para este género, como los que hacían décadas atrás destacados directores como Claudio Abbado, con el objeto de romper con el tabú elitista de la música clásica y acercarla a todos los ciudadanos. Hoy en día la música está a disposición de todo el mundo gracias a la facilidad de acceso que dan las nuevas tecnologías.

Sin embargo, los directos aportan mayor enriquecimiento personal que una grabación. El pianista italiano Maurizio Pollini (Milan, 1942) lo tiene claro: “Un concierto, en realidad, es sólo una síntesis de todas las experiencias habidas con una obra durante años”. A pesar de haber escuchado múltiples veces la 'Sinfonía del Nuevo Mundo' de Dvorak, la sensación que deja presenciar su interpretación en directo no es cuantificable. La Sinfónica lo pone fácil.

gravatar

0 Comentarios