'Cada proyecto ha sido una montaña rusa"

La compañía, formada por el director y actor Severiano García, y la productora y actriz Soraya del Rosario, cumple 30 años y lo hace con un montaje que ha cosechado  muy buenas críticas. Aprovechando que este sábado  24 de abril siguen con su gira en Los Realejos Lagenda les ha entrevistado:

Lagenda.- Posiblemente, una de las claves para que un proyecto llegue a cumplir los 30 años es el grado de implicación de sus participantes, en todas las facetas del mismo, tanto en las más agradecidas como en las que menos. En ocasiones, han declarado que son “artistas obligados a ejercer de empresario”

Delirium Teatro.- Es cierto, aunque preferimos definirnos como artesanos empresarios. Teníamos dos opciones, o nos quedábamos esperando a que alguien solicitara nuestros servicios como actores, o nos lanzábamos de lleno en la producción de nuestros propios proyectos. En Canarias escasean profesionales del teatro, por ejemplo, ¿quién conoce a algún representante teatral independiente…? Alguno hay, pero ahora se encuentra fuera de las islas..., jajaja. Por otro lado somos un territorio pequeño, muy fragmentado y donde resulta muy caro moverse. Aun así, en estos 30 años hemos realizado 24 espectáculos y algunos más para otras productoras, pero seguimos rogando a nuestros gestores culturales un hueco en su programación. En estas condiciones, ¿quién coño quiere dedicarse a esto?

L.- ¿Cómo se compaginan estos dos aspectos? ¿Se puede atender debidamente a la parte artística teniendo que estar al tanto de todo lo que conlleva producción, gestión, etc... o es demasiado el tiempo y esfuerzo dedicado a ello? ¿merece la pena (por ejemplo, en cuanto a independencia) este sacrificio?

D.- Es cierto aquello de que “el teatro es una forma de vida”. O lo tomas, o lo dejas. La gente ignora todo el esfuerzo que implica esta profesión. Cuando arranca un nuevo proyecto tenemos en cuenta inmediatamente en el diseño artístico todos los factores técnicos y económicos necesarios, además de los inconvenientes con los que te vas a encontrar. Cuántas más funciones, mejor y no por una necesidad exclusivamente monetaria, sino de realización personal. Actuar con regularidad es la única forma de crecer y mejorar. En último caso, es cuestión de si tienes la energía para querer arriesgarte, buscar un equilibrio entre tus gustos y los del público. Cada vez que hay decidir te das cuenta de que no solo depende de ti. Lo más complicado siempre es el casting ideal para lo que te propones montar. Al final hemos hecho siempre lo que hemos querido. Cada proyecto realizado ha sido como una montaña rusa de emociones: droga dura para el cuerpo y estimulante para el alma.

"Al final hemos hecho siempre lo que hemos querido. Cada proyecto realizado ha sido como una montaña rusa de emociones"

L.- Un factor que sin duda ha ayudado a la actual tendencia a la autoproducción en el arte son las nuevas tecnologías o las redes sociales: ponen a disposición del creador muchas herramientas que solucionan cosas que antes eran tarea de muchos (creación, difusión y promoción, logística, ensayos...) ¿Cómo se lleva Delirium con este nuevo 'entorno'? ¿Cree que es positivo y genera oportunidades para poder 'vivir' del teatro?

D.- Son muchos cambios en poco tiempo y hay que hacer un verdadero esfuerzo en estar al día en este aspecto. Pero sí que facilita muchísimo la gestión y la promoción de nuestro trabajo. Lo mejor es el contacto directo con la opinión del espectador, antes terminabas una función, la gente se marchaba y nos quedábamos con una sensación de vacío importante. Ahora los comentarios del público a través de las redes son inmediatas, y eso es bueno, nos ayuda a mejorar y nos incentiva. Aun así el trabajo nos desborda y no se corresponde siempre con los ingresos, necesitaríamos contratar a más personal pero la situación ya sabemos como está.

L.- Como supervivientes tras este largo viaje, es pregunta obligada ¿Qué cosas han cambiado en el mundo del teatro, para Delirium y también en general, en estos años? ¿son buenas épocas?

D.- El teatro tiene algo que, en su esencia, 'parece' no cambiar pero en el fondo se trata de lo contrario: de una continua búsqueda de la verdad, que persigue que cada representación sea única e irrepetible. Un atávico acto de misterio poético al que la gente sigue acudiendo para disfrutar. Desde su humilde concepción primigenia, esa aparente sencillez de interacción entre el actor y el público, ambos inmersos en un ejercicio inquebrantable de imaginación. 

Creemos haber conseguido una madurez. Aunque necesitas más tiempo para recuperarte del gran estrés que se genera en cada proyecto. Somos más conocidos, pasando a ser considerados ya como un grupo “serio” y con cierto prestigio; y aunque nuestros estrenos provocan cierto revuelo mediático, seguimos teniendo las mismas dificultades a la hora de colocar en los circuitos nuestros espectáculos. Fuera de Canarias se puede entender la competencia y dificultad de movimiento,pero ¿Aquí?, ¿Por qué siempre esa idea de los gestores políticos y culturales del 'reparto'? Da igual que a fulanito esta vez le haya salido un espectáculo flojo, hay que repartir un poquito para todos y tener a todo el mundo contento, lo que se debería hacer es premiar el talento y el sacrificio ¿Y ese otro pejiguero complejo de que lo mejor es lo que se hace fuera…? A veces, el famoseo no garantiza nada. Sí, mucho público que pueda sentirse decepcionado y no vuelva. En ese sentido seguimos igual que siempre.

"Seguimos teniendo las mismas dificultades a la hora de colocar en los circuitos nuestros espectáculos"

L.- También en alguna ocasión Delirium alertaba, cuando se empezaba a vislumbrar la crisis, sobre los posibles efectos de la misma sobre la calidad de las propuestas. Pasados estos años: ¿Eran ciertos estos augurios? ¿No repercute igualmente la estrechez de recursos en beneficio de la inventiva y el talento?

D.-La inventiva y el talento lo llevamos practicando toda la vida y hemos demostrado que tenemos capacidades, de no ser así no hubiésemos subsistido… pero, ¿hasta cuándo resistiremos sin que el espectador se canse de ver siempre la misma caja de tomates con multifunciones en una obra? Nos reímos al oír hablar en Canarias, de nuevas tecnologías aplicadas al espectáculo, cuando conseguir, por ejemplo, una máquina de humo de las de toda la vida que funcione bien, es toda una proeza, o encontrarnos espacios donde no se puede colgar un foco… En este un mundo que consume frenéticamente tecnología avanzada vamos muy retrasados. Si se quiere captar más público, sobre todo a los más jóvenes, hay que tener esto muy en cuenta. La verdad es que producir hoy en día teatro es un milagro, nuestros respetos para aquellos compañeros que siguen en la brecha. Nosotros seguimos siendo una pequeña compañía independiente “que disimula” un formato profesional lleno de carencias. Con poder pagar decentemente a un grupo de actores y técnicos nos sentimos muy satisfechos..

L.- Hablando de estos tiempos, poco tema ha sido más polémico en relación a las artes escénicas que la cuestión del IVA cultural. Delirium, además, es una compañía que suele moverse en el ámbito nacional ¿cómo está afectando esta medida? (si la respuesta es en términos negativos) ¿Hay vuelta atrás, es decir, se puede recuperar lo perdido (en cuanto a artistas y en cuanto a público) a corto plazo, o este daño puede prolongarse en el tiempo?

D.- Detrás de los actores hay muchos profesionales que posibilitan espectáculo y muchas familias que viven de ello. Ofertar productos culturales es una actividad complicada porque los criterios de valoración son muy subjetivos. No se pueden entender solo desde el punto de vista de la rentabilidad económica, sino tambien factores como el desarrollo social y cultural de una colectividad. Se debe de potenciar sobre todo en las escuelas, algo que se ha dejado en gran medida de fomentar. El IVA ha deteriorado esta situación. La industria podría aportar a las arcas del estado mucho más. El número de espectadores ha descendido y el cierre de compañías y de espacios dedicados a este fin es brutal. En Canarias es distinto, el impuesto es diferente aquí, pero a la hora de poder “saltar el charco”, sí que lo hemos notado, conseguirlo es muy complicado. Aun así somos un sector acostumbrado a sobreponerse ante las dificultades. Creemos que está haciendo mucho daño a corto plazo. Por eso, lo mejor es ¡bajarlo ya! al nivel de otros países europeos y dejarnos trabajar. Aunque espero que el público esté ahí cuando las cosas mejoren. Esto ha sido claramente una venganza de los PePeros.

L- En relación al último estreno de la compañía, 'La Casa de Bernarda Alba' ¿qué hay de particular y de nuevo en la visión de Delirium sobre una obra tan conocida interpretada?

D.- Te corrijo, nuestra puesta en escena se llama 'Bernarda Alba', precisamente buscando dar una visión distinta y particular. Textualmente, hemos podado el original, quedándonos con la esencia del conflicto, y respondiendo a necesidades de producción por el número de actrices con las que podíamos contar sin desmerecer el resultado. En cuanto a la puesta en escena, hemos tratado de desligarla de todo lo referente a las costumbres y atmósfera andaluza, dándole un carácter más universal. Las acciones físicas son más descaradas y trasgresoras, trayendo esa situación de angustia y frustración femenina de la época, a nuestro presente. Tiene que ver más con la actitud, el deseo y la rabia latente de la mujer contemporánea. El vestuario y los objetos que aparecen son absolutamente actuales. Todo esto se puede hacer porque la gran obra de Lorca lo permite.

L-. ¿Cómo ha sido su acogida en el estreno? ¿Y la experiencia de compartir escenario con una banda al completo de nada menos que 60 músicos?

D.- Pues muy buena, incluso sorprendente, a tenor de las críticas y comentarios recibidos. Cumplíamos años, tres funciones, tres llenosun reconocimiento muy emotivo en un momento muy especial para nosotros. La colaboración con la Banda Santa Cecilia de Tacoronte ha sido el mejor regalo que hemos tenido. Se implicaron absolutamente desde el principio, con su director Antonio Ordóñez al frente, en el proceso de creación. Fue de esas ocasiones especiales difícilmente repetibles. El “Duende”, del que hablaba Lorca, creemos que apareció en esa mágica conjunción entre música y drama la noche del estreno y nos sigue acompañando. Les estaremos eternamente agradecidos. Lo curioso es que otros municipios han querido repetir la experiencia con igual éxito, con la Banda San Marcos Evangelista. El 24 de Abril estaremos en Los Realejos con la Banda de Música Filarmónica y el 7 de Mayo, abriendo Mueca, con la Banda del Puerto de la Cruz. Para no perdérselo.

L-. Pese a los evidentes cambios entre la España de aquella época y la presente, ¿Sigue esta obra teniendo vigencia? ¿Particularmente, en cuanto al papel de la mujer en la sociedad?

D-. Las ricas y múltiples lecturas que podemos hacer de la obra nos devuelven inevitablemente al presente, como por ejemplo, esta 'ley mordaza' que nos acaba de imponer el gobierno del PP y que limita y reprime los derechos fundamentales. La obra de Lorca te enseña que este tipo de determinaciones unilaterales no conducen a nada bueno y pueden desencadenar en un terrible final como el que sucede en la obra. Como dice la canción, “uno solo conserva lo que no amarra”.“La casa de Bernarda…” es un clásico universal que habla del eterno conflicto de las sociedades donde el Principio de Autoridad, representado a través de Bernarda, choca frontalmente contra el Principio de Libertad, representado a través del personaje de la joven Adela. Lorca intensifica este conflicto a través del retrato de un micro mundo femenino tan enfermo, nefasto y represivo como el que vemos en la obra. Sin embargo, y ahí está la genialidad del autor, el efecto que se produce es inmediatamente el contrario, convirtiéndose en una obra que representa como ninguna otra un canto a la libertad y a favor de los derechos de la mujer. La situación de ésta en el tiempo en que Lorca la escribió no dista mucho de la situación desfavorecedora que sufren las mujeres hoy.

"Una obra que representa como ninguna otra un canto a la libertad y a favor de los derechos de la mujer"

L-. Teniendo esta experiencia, que cuenta con un elenco exclusivamente femenino, ¿Cómo se valora la labor y las expectativas de la mujer en el mundo actual del teatro? ¿Se puede decir que va por delante que el resto de la sociedad?

D.- Éramos nueve mujeres en el equipo y el director que pasó a ser una más…jajaja… Y puede que sí vaya por delante,la práctica del teatro fomenta las libertades de las personas, y el sentido de igualdad debe ser uno de los principios básicos para poder afrontarlo, si no, no tendría sentido y lo estaríamos traicionando. En Canarias nos encontramos en un momento donde existe un plantel de actrices impresionante. Su predisposición al trabajo y sus capacidades interpretativas merecerían una atención especial, así que Delirium continúa pensando en nuevos proyectos dramáticos que respondan a éstas magníficas expectativas.

 

gravatar

0 Comentarios