Cuarenta años de 'Clásicos y no tantos'

Más de cuarenta años han pasado desde que Miguel Navarro y Rosalina Ripoll formaran el Centro Internacional de Danza de Tenerife (CIDT), centro de referencia de la danza en Tenerife cuando no existía nada en la isla. Posteriormente forman la compañía ‘Ballets de Tenerife’, que se nutre de bailarines de la cantera que ellos mismos forman en el centro, y a los que se les ofrece una formación completa en esta disciplina artística. En la actualidad, y a pesar de que los fundadores no se han retirado, su hijo Héctor Navarro, formado en el centro de sus padres para posteriormente completar sus estudios superiores en Madrid, en el Ballet de Víctor Ullate, lleva la dirección artística la compañía de ballet. Ahora comparten con nosotros, el público, la conmemoración de esos cuarenta años, y su homenaje personal a estos años dedicados a impulsar la danza en la isla.

 

Centro Internacional de Danza de Tenerife (CIDT)

Fue fundado en 1972, por Miguel Navarro y Rosalina Ripoll, por lo que le avalan cuarenta y nueve años de experiencia, y es el único centro autorizado en Canarias para ortorgar la titulación oficial.
 

LA COMPAÑÍA BALLETS DE TENERIFE

El estreno de la compañía es en las fiestas de mayo de 1980 (Teatro Guimerá) con la coreografía ‘El Amor Brujo’ (Manuel de Falla) de Miguel Navarro que tiene gran repercusión en la sociedad tinerfeña, y por ello se obtiene el patrocinio de CajaCanarias para presentar a la compañía por todas las islas del archipiélago, además de una subvención del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para dar estabilidad y poder profesionalizar el elenco. Con la vuelta de Héctor Navarro a Tenerife tras más de 15 años de carrera internacional, y después de otro paréntesis de 3 años en la actividad de la formación, se rearma la idea de volver a crear Ballets de Tenerife y se estrena en diciembre de 2019. Desde el comienzo de esta nueva etapa, además de la programación habitual de la compañía, se incluye numerosos espectáculos de producción propia y colaboración en diferentes eventos.

 

Lagenda.- Tengo entendido que Ballets de Tenerife fue fundado por tus padres Miguel Navarro y Rosalina Ripoll hace 40 años, ¿cómo estaba el panorama de la danza en la isla de Tenerife en aquellos momentos?
 

Héctor Navarro.-Hay una frase que Miguel Navarro dice en el teaser sobre un documental que se está realizando sobre Ballets de Tenerife y que proyectamos en el espectáculo ‘Clásicos y no tanto. Gala 40 aniversario’ que llevamos en gira actualmente para celebrar estas 4 décadas que explica muy bien y de manera explícita como era y dice: "Cuando llegamos a Tenerife no había nada" y por lo que cuentan de aquellos años era tal cual. En Canarias en general y Tenerife en particular no había prácticamente nada de danza.

Cuando llegamos a Tenerife no había nada.

L.-  Han cumplido 40 años, me imagino que, con sus altos y sus bajos a lo largo de esta trayectoria, podrías contarme brevemente cómo han sido estos años y qué ha significado para ustedes poder celebrar este aniversario.
 

H.- Voy a parafrasear nuevamente a mi padre en ese teaser ya que también dice: "Fueron años duros, fueron años inolvidables". Ha habido mucho y variado, pero con el paso del tiempo te quedas con lo bueno, con las personas y vivencias, las anécdotas son magníficas y los recuerdos todavía mejores.

Han sido 40 años de duro trabajo, de retos, de espectáculos, de algunos sinsabores, pero también de grandes éxitos, de momentos muy divertidos, de aprendizaje... Es difícil condensar tanto en unas líneas o en un espectáculo, así que nos hemos decidido por un aniversario que sea atractivo al espectador, también para aquellos que conocen la compañía por primera vez. Hacer una línea temporal con las coreografías (pese a dejar fuera muchas y muy icónicas), incluyendo una nueva creación que deja el aniversario abierto, así celebramos lo pasado, pero con la mirada puesta en el presente y futuro.

L- ¿Qué momentos de estos 40 años resaltarías?
 

H.- El primero sin duda sería la creación de la compañía, esos primeros años en los que todo era nuevo, el trabajo y entusiasmo hizo que la compañía tomara forma muy rápido. El patrocinio de CajaCanarias primero y del Patronato de Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz después consiguieron afianzar la compañía varios años de manera estable.

En la segunda etapa destaca el apoyo de Auditorio de Tenerife programando habitualmente a la compañía e incluso produciendo un espectáculo junto a la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST) que aglutinó danza, música y lírica en un evento maravilloso, en esa etapa la compañía actúa en la Península e incluso en Francia.

Y el tercer momento destacable es sin duda el actual, hace algo más de año y medio que se reconstruyó la compañía tras un impasse de 3 años. En muy poco tiempo la hemos vuelto a relanzar con un gran nivel y consiguiendo nuevas metas, evolucionando y cosechando grandes éxitos.

L.- Creo que se han programado varios espectáculos para celebrar este aniversario como es ‘Clásicos y no tanto. Gala 40 aniversario’, pero también tienen en cartera ‘Raíces’, ¿qué me puedes contar de ellos?
 

H.- ¡Sí!, Hemos representado ‘Clásicos y no tanto’ en varios teatros desde el estreno en diciembre del 2020 y en todos agotando las localidades y con gran éxito, Teatro Guimerá 2 días, Leal, El Sauzal la semana pasada… y lo retomaremos en octubre con varias representaciones más. Ahora estamos preparando ‘Raíces’ que es nuestro homenaje a Canarias, un programa que sirve para festejar y celebrar a nuestra tierra de manera segura en estos tiempos y que es una maravilla. Estrenamos en el Teatro Guimerá el próximo 2 de mayo y luego lo llevaremos al Auditorio Capitol de Tacoronte el 29 de mayo, estamos en conversaciones con otros municipios con la posibilidad de añadir nuevas fechas. Además, participaremos en una gala con bailarines internacionales en Santa Cruz de la Palma el 29 abril y en el ‘Festival Canarios dentro y fuera’ el 25 abril en el Espacio La Granja de Santa Cruz de Tenerife. Para terminar, contarte que desde ya estamos inmersos en la preparación del programa de estreno para el invierno que viene que traerá novedades y va a ser fantástico.

L.- Aparte de con tus padres, te has formado en la Península, en el ballet de Víctor Ullate y has trabajado en el Béjart Ballet Lausanne de Suiza, ¿qué crees que falta aquí en Canarias para tener una formación completa?
 

H.- En la parte formativa no creo que falte nada, a veces escucho que en Canarias no hay conservatorio de danza, algo que no es cierto, el Centro Internacional de Danza Tenerife (CIDT) es un conservatorio oficial y privado donde obtener el grado elemental de danza clásica con personal titulado y cualificado. Además, te puedes formar completamente como bailarín y Ballets de Tenerife es la salida profesional que les damos a nuestros alumnos una vez completados sus estudios y cuando llegan al nivel necesario. Yo mismo me formé en el CIDT, salí con 17 años y tras un año en el nivel pre-profesional de la escuela de Víctor Ullate pasé a formar parte del Ballet de la Comunidad de Madrid durante 5 años.

A veces escucho que en Canarias no hay conservatorio de danza, algo que no es cierto, el Centro Internacional de Danza Tenerife (CIDT) es un conservatorio oficial y privado donde obtener el grado elemental de danza clásica con personal titulado y cualificado.

L.- ¿Cómo ha afectado la pandemia al desarrollo de su actividad?
 

H.- Pues bastante, como al mundo entero, pero intentamos llevarlo de manera positiva. Estamos haciendo espectáculos y el público está respondiendo de forma increíble.

L.- ¿Tienes pensado la proyección de la compañía hacia la Península?
 

H.- Claro que sí, lo primero será el movernos por las islas como se hizo en etapas anteriores, ya estamos en conversaciones con algunas y después volver a saltar a la Península, vamos dando pasos con seguridad y está en el horizonte a medio plazo.

L.- ¿Cómo es el día a día de un integrante de la compañía?
 

H.- Duro. Todos estudian o trabajan en otras cosas al mismo tiempo porque actualmente no se pueden dedicar únicamente a la danza ya que no tenemos una subvención estable que les permita vivir de ella.

L.- ¿Cómo es tu proceso de creación de un espectáculo? ¿Cómo encuentras esa inspiración para crear?
 

H.- La creación de un espectáculo como los hacemos en Ballets de Tenerife va más allá de la inspiración. Está claro que hay que tener una idea, bien sea un ballet que ocupe toda la noche o un programa mixto con varias piezas, y desarrollarla de manera creativa, pero dándole mucha importancia al ritmo para que sea coherente, con altos y bajos, pero de manera modulada, sin que tenga grandes caídas que lleven a la desconexión del público ni mantener un ritmo frenético demasiado tiempo que puede crear ansiedad en el espectador.

La creación de un espectáculo como los hacemos en Ballets de Tenerife va más allá de la inspiración (…) dándole mucha importancia al ritmo para que sea coherente.

L.- Por lo que veo han unido el ballet clásico con danzas más actuales, ¿cuál es la intención de esta fusión, es para acercar la danza a más tipos de público?
 

H.- En nuestro espectáculo de aniversario ‘Clásicos y no tanto’ cierra una pieza de nueva creación ‘Cara B’ que como bien dices fusiona la danza clásica con ritmos muy actuales como el house o el pop. Esto hace la danza más atractiva a la gente joven, es una manera de acercar y mostrarles que lo clásico y lo actual puede mezclar bien y que además les guste.

 

Fusiona la danza clásica con ritmos muy actuales (…) Esto hace la danza más atractiva a la gente joven, es una manera de acercar y mostrarles que lo clásico y lo actual puede mezclar bien y que además les guste.

L.- De aquí han salido buenos bailarines como Dorian Acosta, que forma parte del Ballet de Víctor Ullate y que actualmente está colaborando con ustedes en algunos espectáculos, o Rafa Méndez que está de actualidad en estos momentos por el programa de TVE ‘The Dancer’.  ¿Cómo ves el futuro de la danza en Tenerife en particular, y en Canarias en general?
 

H.- Dorian es canario, palmero, no se formó en Tenerife, llegamos juntos a la escuela de Víctor Ullate y también pasamos a la compañía a la vez. Rafa Méndez sí que comenzó su formación en el CIDT para después continuar su carrera.

El futuro de la danza en Tenerife es esperanzador si miramos el talento, Ballets de Tenerife tiene una quincena de bailarines jóvenes pero que ya son una realidad sólida y en el CIDT hay una nueva generación con un gran futuro. La parte artística está funcionando muy bien... estoy seguro de que lo mejor está por llegar.

Gracias, Héctor Navarro, por esta entrevista, nos quedamos con eso, ¡que lo mejor está por llegar!

 

gravatar

0 Comentarios