brahms Mendez

Dos veces Brahms. Integral del compositor alemán en Auditorio de Tenerife

Las cuatro sinfonías de Johannes Brahms serán las protagonistas de esta cita que Auditorio de Tenerife acogerá durante los dos próximos viernes 15 y 22 de febrero y que aunan los diversos caracteres de las composiciones del músico hamburgués.

El premiado director mallorquín Antonio Méndez será el responsable de dirigir a la Orquesta Sinfónica de Tenerife en este tránsito musical por el romanticismo alemán en el que podremos escuchar algunos de los pasajes más emocionales de la historia de la música universal.

Méndez asume durante esta temporada 2018/2019 el puesto de de Director Principal de la OST, justo en el momento en el que se ha convertido en uno de los directores más solicitados, consolidados y fascinantes de su generación. Orquestas como Tonhalle-Orchester Zürich, Symphonieorchester des Bayerischen Rundfunks, Mahler Chamber Orchestra, Rotterdam Philharmonic, Danish National Symphony Orchestra, hr-Sinfonieorchester, Royal Stockholm Philharmonic, Staatskapelle Dresden, Scottish Chamber Orchestra, Los Angeles Philharmonic y Orchestre Philharmonique du Luxembourg han contado con la participación de este conductor quien también se ha puesto al frente de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León y la Sinfónica de Galicia.

Divididas en dos partes, los programas contemplan la interpretación de la tercera y primera sinfonía el viernes 15 y de la segunda y cuarta al siguiente viernes, 22 de febrero.

En el programa de mano que edita Auditorio de Tenerife encontramos esta maravillosa descripción de la obra de Brahms, que firma la Doctora en Filosofía y musicóloga Marina Hervás.

"Johannes Brahms (Hamburgo, 7-V-1833-Viena, 3-IV-1897) vivió durante los años en los que se estaba configurando una de las mayores polémicas de la historia de la música, a saber, qué debía expresar la música. Por un lado, se planteaba si debía expresarse, por decirlo de alguna manera, a sí misma y, por tanto, resultaría intraducible a lenguaje conceptual. De este asunto da cuenta bastante bien Mendelssohn en su famosa carta de 1842 a Souchay cuando dice que «la música puede despertar ideas y sentimientos pero esos sentimientos no podrán, sin embargo, expresarse con… palabras». Por otro lado, se asumía que la música debía ser capaz de dar voz a grandes conceptos o situaciones humanas, es decir, traducirlas a sonido. Así se dibuja, como se imaginarán los más melómanos, el enfrentamiento entre Brahms y Wagner. Brahms, junto a otros compositores del momento, fue considerado como el adalid de los defensores de la forma, mientras que Wagner era el del contenido. Por eso, también, Brahms fue apodado más bien injustamente como “clásico”, mientras que Wagner era el “progresivo”. Tendríamos que esperar a Mahler o a Strauss para que ambas tendencias encontrasen su natural encuentro. Brahms tenía, además, otra losa. Uno de los críticos más influyentes de la época, junto con Eduard Hanslick, fue su amigo Robert Schumann, que lo tildó como el continuador de Beethoven tras la muerte del compositor de Bonn en 1827. Esto era un halago y una gran responsabilidad. Y es que, después de la monumental Novena de Beethoven, ¿quién se atrevía a componer una sinfonía? Tras catorce años de composición, en 1876 vio la luz la obra que nos ocupa, constituyéndose así la mayor contradicción de la historia de la música, pues Brahms había declarado en 1872 que “nunca compondría una sinfonía”. "

Más Información y Entradas

Los conciertos programados los días 15 y 22 de febrero corresponden a los abonos 7 y 8 de la temporada y comenzarán a las 19:30 Las entradas están disponibles en la web de Auditorio de Tenerife a precios que oscilan entre los 18 euros para desempleados y menores de 26 años hasta los 34 euros de entrada general.

 

La Asociación Tinerfeña de Amigos de la Música [Atadem] organiza una charla sobre las obras que se podrán escuchar en este concierto impartida por Margarita Fernández de Sevilla el viernes 22 de febrero de 2019 de 18:30 a 19:15 horas en la Sala de Prensa del Auditorio de Tenerife.

gravatar

0 Comentarios