“Hacer 'Las histéricas' es ya casi una cruzada personal”

“En época de crisis, funciona mejor la risa. Es tan bonito que te digan en directo eso de qué bien, necesitaba tanto reírme… Hay una necesidad de escapismo. Para flagelarnos, ya lo hace la vida”. Con estas palabras explicaba Dunia Ayaso (Las Palmas de Gran Canarias 1961-2014) el estilo tragicómico que siempre caracterizó el trabajo que escribió y dirigió durante décadas en cine, teatro y televisión junto a su marido Félix Sabroso. Con una nueva historia coral de mujeres, el talento y humor de esta pareja regresa a los escenarios con ‘Las histéricas somos lo máximo’, una comedia teatral que visitará el 31 de mayo el Teatro Guimerá de Santa Cruz de Tenerife dentro de una gira organizada por el archipiélago.

El montaje, que se representa hasta octubre en seis municipios canarios, adquiere una naturaleza emotiva por ser no solo la última obra escénica que dirigió Ayaso sino también la de Roberto Gutiérrez, director de la productora de espectáculos Maldito Rodríguez, fallecido en diciembre de 2013. Como suele ser norma en los trabajos de Sabroso y Ayaso, los papeles principales están interpretados por mujeres, en este caso cuatro conocidas actrices del archipiélago: Mari Carmen Sánchez, Yanely Hernández, Blanca Rodríguez y Lili Quintana.

“Tenemos gira por delante. Evidentemente hubo parón, por eso la estamos retomando ahora, porque había que superar estas dos ausencias tan grandes, pero es un canto a la vida. La vida sigue, la vida se impone a la vida y seguimos viviendo y seguimos haciendo reír para afrontar los días que a todos nos queden con la mejor cara y el mejor espíritu posible”, nos cuenta por teléfono Yanely Hernández al salir de uno de los ensayos.

‘Las histéricas somos lo máximo’ es toda una historia de relaciones cotidianas y terrenales, como la vida misma, donde de nuevo hay elementos reconocibles en los autores como la familia, el amor, el desamor, las mentiras, la amistad, el éxito, la competitividad... “Es una comedia que reúne muchos ingredientes que garantizan que esté bien. Los textos de Félix son de primera línea. La dirección que nos dejó Dunia es impecable y mis compañeras son tres pedazos de actrices con tal talento que ya de por sí...”, señala Hernández, quien, autoseñalándose como la más novata del reparto, destaca que se ha sentido muy “arrropada” en el equipo.

“Todo lo que me rodea apunta a la profesionalidad máxima”, por lo que “el secreto” del éxito de 'Las histéricas' es “que cuenta con muchos ingredientes que funcionan: que al público le gusta, que está bien hecho, con rigor, con mucha ilusión y ahora está con más carga festiva todavía que le ponemos nosotras cada vez que nos subimos al escenario, porque Dunia se nos fue y esta es su última obra, y entonces es ya casi una cruzada personal”.

Esta representación es una comedia ágil, donde cuatro actrices recorren un sinfín de personajes en piezas breves y mordaces, que suponen un retrato global del lado tragicómico de la vida. La productora Maldito Rodríguez apunta en una nota de prensa que Félix Sabroso y Dunia Ayaso trazan en esta representación un dibujo amplio y divertido desde un prisma histérico, una función sobre la neurosis colectiva y el desconcierto general con el que cada vez más nos estamos familiarizando a convivir. “La obra está organizada como monólogos, como sketches de dos, de cuatro, y lo que nos une a todas es una especie de histeria. […] son todas mujeres y que han llegado al límite en algo -apunta Yanely Hernández-. Los textos son de Félix Sabroso, que tiene esa tremenda sabiduría para captar el alma femenina y, con la dirección que nos dejó Dunia, hemos conseguido un espectáculo bastante redondo”.  

Lo que hay debado de la superficie

No son Almodóvar y Amenábar, pero el combo Sabroso-Ayaso supera consideraciones puristas, etiquetas y clasificaciones para hacerse un hueco entre los creadores más personales en la historia del cine y dramaturgia españoles. Su estilo particular, que comenzó con 'Fea' (1994), se ha mantenido a lo largo del tiempo, codo con codo, creando un ambiente especial, un retrato de la realidad donde los conflictos y pasiones humanas asoman en la superficie de una denuncia social latente, que muchas veces no ha sido reconocida por la crítica.

La defensa que hace Yanely Hernández de ‘Las histéricas somos lo máximo’ es muy clara: “La comedia siempre goza de esa especie de maldición, con lo difícil que es hacer reír. Parece que hasta que no haces algo dramático no te toman en serio. Cuando tachan de frívola la obra de Félix y Dunia me parece una soberana estupidez. Es frívolo porque no sabes mirar detrás; el frívolo es el que mira, no el que hace. Detrás de la comedia siempre hay un mensaje que transmitir y la comedia precisamente funciona porque hay un problema sobre el cual tomas distancia, es un punto de vista. Si no tienes la sensibilidad de ver de lo que te estás riendo, el frívolo es el que lo observa no el que lo hace. Y en el caso de Dunia y Félix, hay mucho detrás, una crítica constante”.

Mostrar el interior del universo femenino es el modo en que Félix Sabroso y Dunia Ayaso desafían a la crítica, quizá porque, como decía la directora, la risa es la mejor manera de comprender el absurdo de la realidad. “Cuando leí los textos, -reconoce la actriz grancanaria- me alucinó de Félix la capacidad de empatía con nuestro cerebro, con nuestras cabecitas de mujer. Me alucinó que tenga esa capacidad de meterse en la piel de unos personajes, ponerle esas palabras que luego nosotras decimos, las cuales están tan bien escritas que es relativamente fácil entender los sentimientos porque ya vienen con una línea de pensamiento muy bien escrita”.  

Un trabajo, el de darle vida a esas histéricas ideadas en el guión, del que se encargó Dunia Ayaso en los últimos meses de su vida: “Dunia sabe mucho de actores. Tenía la capacidad de hurgar y de buscar dentro de ti nuevos registros y nuevas formas de hacer las cosas. Era  muy generosa con el tiempo que te dedicaba, con la forma que tenía de meterse en tu corazoncito para sacar cosas y siempre lo hacía con muchísimo respeto y cariño. Ella decía que había hecho llorar a otras actrices, pero con nosotras ocurrió al revés”.

Si bien el éxito cinematográfico de Félix Sabroso y Dunia Ayaso se dice que fue 'Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí' (1997), su última fase creativa ha estado marcada por representaciones teatrales -'De cintura para abajo' o 'Lifting'-, aunque en ambas facetas el trabajo del actor siempre fue la base. En 'Las histéricas' “somos personajes más naturales, más cinematográficos, porque no podemos olvidar que tanto Dunia como Félix vienen del cine y eso imprime una verdad distinta a la hora de dirigir y de recrear esas situaciones” sostiene Yanely Hernández.

Y es que con 'Las histéricas'  Mari Carmen Sánchez, Yanely Hernández, Blanca Rodríguez y Lili Quintana ya forman parte “del imaginario” de Sabroso y Ayaso, lo que, más allá de la continuidad de la representación en cartel, significa “un maravilloso regalo”, apostilla Yanely Hernández. “Que Félix Sabroso escriba unos textos expresamente para nosotras, que venga Dunia desde Madrid expresamente a dirigirnos es un regalo como artitsta y también a título personal. Que me haya dado consejos que me van a durar para toda la vida, porque me dio directrices de por vida, son regalos que me guardo en el alma para siempre”.

‘Las histéricas somos lo máximo’ continúa levantando carcajadas allá por donde pasa, la mejor manera de mantener vivo el legado de Dunia Ayaso y Roberto Gutiérrez.

 

gravatar

0 Comentarios