La rebelión de los racionalistas

El pensamiento crítico se rebela en el mundo académico y científico. Entre los sublevados hay un grupo de profesores e investigadores de la Universidad de La Laguna (ULL) y del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) entregados a la máxima de que “todo puede ser estudiado o analizado desde un punto de vista racional y crítico”. En 2001, esta idea común plasmada en torno a una lista de correos llamada ESCEPTICAN se materializó en el curso interdisciplinar universitario Ciencia y pseudociencias y en 2003 en el Aula Cultural de Divulgación Científica, un espacio abierto a la comunidad universitaria y a la sociedad en general y especializado en la divulgación de la ciencia en ámbitos universitarios y extrauniversitarios.

Paralelamente al desarrollo de este movimiento, una joven estudiante de Medicina, Narvalia Midnight (Beatriz Villa), promovió  el nacimiento en Tenerife de una de las experiencias intelectuales más sugerentes de la historia reciente, Escépticos en el pub (EEEP), un evento social internacional diseñado para promover el pensamiento crítico e intercambiar ideas en una atmósfera relajada, y que el martes 17 de junio echa el telón en Café Siete de su cuarta y más exitosa temporada con una doble sesión: 'Proyecto ATOM' y 'Cuatro años de EEEP-Canarias'.

Heredero del primer grupo fundado en 1999 en Londres por Scott Campbell, “nació con la idea de ser un punto de información para la gente que quisiera venir, no solo de ciencias y pseudociencias, sino de otros temas también. Hasta el momento se ha hablado sobre todo de ciencia, pero también de cultura, sociedad, historia y un largo etcétera de temas” comenta su impulsora.

¿Y en qué punto convergieron ambas iniciativas en pro del conocimiento generado por la ciencia? “Cuando estaba en el colegio, mi tutor y profesor de física nos leía artículos científicos de escepticismo y opinión que me marcaron, nos habló de páginas web como Fogonazos (llevada por Aberrón) o Aldea irreductible (Irreductible)”, explica Narvalia Midnight, a quien su interés por el pensamiento crítico y la globalidad de la era digital le ayudaron a descubrir “la existencia de este tipo de reuniones en otros países y de una en Madrid”. Gracias a las redes sociales, entró en contacto con Naukas, colectivo que promueve la mayor plataforma online de divulgación científica en español, y se lanzó, en el ecuador de sus estudios universitarios, a organizar unas charlas de esta materia en la Facultad de Medicina de la ULL.   

Además de colaborar y asistir a este ciclo, Javier Peláez (La Aldea Irreductible) junto a Fernando Frías (La lista de la vergüenza) asesoraron y convencieron a esta joven escéptica de que la persona idónea para fundar en Tenerife EEEP era Luis Javier Capote Pérez, doctor en Derecho y profesor contratado doctor Tipo I, Departamento de Disciplinas Jurídicas Básicas y miembro fundador del Aula Cultural de Divulgación Científica de la ULL. "No he podido encontrar mejor compañero", reconoce Midnight. Y aquí comenzó la historia de una lucha, mediante el empleo del análisis objetivo y el debate, contra la falta de información, la superstición, ciertos intereses económicos, el impacto actual de creencias y mentiras o la fe ciega en hechos no demostrados científicamente bajo un formato muy sencillo: “una charla dada una vez al mes por un ponente sobre un tema previamente anunciado y un posterior debate con el público”.  

Llevar el conocimiento científico a la sociedad

En la ardua tarea de la divulgación científica, se achaca al escepticismo su escaso interés por la comunicación, de ahí la importancia de la divulgación fuera de ámbito académico. Escépticos en el pub, con más de 50 grupos en todo el mundo, es un ejemplo del fomento de la cultura científica en la sociedad. “Somos el cuarto EEEP de España en fundarse (el mismo día que el de Barcelona y solo después de Madrid y Bilbao, si no me equivoco) y uno de los que más afluencia de gente tiene”, dice Narvalia Midnight. “Nunca pensé que llegaría a esto, sobre todo por que en las primeras temporadas me costaba que la gente entendiese el concepto de la divulgación en un bar, pero hoy por hoy, cuatro temporadas después, es increíble, pero hay gente que me llama porque quiere venir y, de hecho, hay lista de espera para presentar, y no solo eso, sino que los que vienen, absolutamente todos quieren repetir”.

El aplauso unánime no solo se ha visto reflejado en la respuesta del público, sino en la aportación de los invitados a dar la charla. “El hecho de que sea una vez al mes también es un logro”, agrega, no solo por las limitaciones físicas e intelectuales de Tenerife, sino también por los problemas de insularidad: “No es un sitio de paso para la gente que normalmente hace EEEP en otras partes de España, como puede ser Madrid, por ejemplo, sin embargo, hay gente de fuera que ha venido incluso varias veces, como Javier Armentia o Carlos Chordá y los hay que vienen por propia voluntad solo a vernos, como el caso de J.M. Mulet esta temporada”.

Bajo títulos como '¿Existen los extraterrestres?' (20 mayo), 'Casa amarilla, Tenerife y la mente del simio' (29 de abril), 'Periodismo y rigurosidad' (27 de enero), 'Transgénica o ecológica: ¿cómo será la comida del futuro?' (25 de noviembre) o 'Un reportero en la Luna. Aventuras y desventuras de un periodista científico' (25 de septiembre), diferentes ponencias han dado cohesión a esta cuarta temporada dedicada al escepticismo, la ciencia y la racionalidad, y habla por sí sola de la importancia de crear una sociedad culta. “Ha sido, sin duda alguna, la mejor de todas, no solo por los ponentes que han venido, sino por que creo que nos ha servido para consolidarnos como oferta de ocio y cultura, así como mantener un público que asiste a todas y cada una de las charlas de forma continuada”, asevera Narvalia Midnight.

No es fácil acercarse desde el ámbito de la ciencia para convencer a supersticiosos o ciegos de fe sin caer en la ofensa, pero en general se consigue. “Todos los asistentes del EEEP han disfrutado con todas y cada una de las charlas y debates posteriores, con opiniones dispares, claro, faltaría más, si no no habría debate, pero es que además creo que no solo ellos han disfrutando sino que han podido aportar tanto o más de lo que nosotros a ellos”.

Antes de hacer las maletas, se traslada a Madrid para seguir sus estudios, ha diseñado una quinta temporada que, bajo el mando de Luis Javier Capote y Guido Santos, regresará en septiembre y mantendrá las charlas mensuales hasta primavera. “No cabe duda de que será mucho mejor que esta”, exclama Midnight.

Luis Javier Capote Pérez, uno de los mayores divulgadores del pensamiento crítico en las islas, le atribuye gran parte del éxito del afianzamiento de Escépticos en el pub (Canarias) a Narvalia Midnight. "Ella ha sido la artífice principal y sin ella no habríamos alcanzado cuatro temporadas". Asimismo, con respecto a la tradición escéptica en Tenerife y el establecimiento de lazos de comunicación con la sociedad, recuerda además que “en el seno” del Aula Cultural de Divulgación Científica se han gestado iniciativas como el programa de Radio Campus 'Autopista a la Ciencia: La hora de ACDC', los ciclos de conferencias 'La ciencia ante el público' y 'Ciencia con Ñ' además de “una página web convertida en repositorio de noticias científicas y escépticas”.

gravatar

0 Comentarios