'Y el verbo se hizo mujer...'

Animada por sus profesores y por Teatro Tamaska, Carmen Hernández crea la obra para dos intérpretes 'Y el verbo se hizo mujer', compuesta por fragmentos de varias piezas que corresponden a los autores más representativos de los Siglos de Oro: Lope de Vega, Calderón de la Barca, Tirso de Molina, Cervantes, Quevedo, Zorrilla y pertenecen a cuatro géneros diferentes (dos comedias de capa y espada, un drama de poder injusto y dos entremeses) y muestran diversos tipos de mujeres con circunstancias bien distintas. El Teatro Guimerá acoge esta obra sobre el papel y situación de la mujer en la sociedad del siglo XVII con un matiz diferente.

Sinopsis

La sociedad del siglo XVII estaba gobernada por una política masculina mientras que la mujer veía reducidos sus derechos ocupando un lugar subordinado. Los destinos más honorables a los que podía aspirar eran los de casada o monja, y en los casos de viudedad o soltería, menos estimables, se les ofrecía asilo en conventos.

Relegada al hogar, se pretendía de ella la sumisión al marido, la gestión de asuntos familiares, la crianza de los hijos y protección de la economía familiar. La esposa e hija eran custodiadas por el padre o esposo quienes se encargaban de salvaguardar su honor. 

Pero frente a la rigidez que la sociedad ofrecía a la mujer, y como reflejo del tópico de “el mundo al revés”, surge en la comedia española de los Siglos de Oro un nuevo concepto de personaje femenino totalmente distinto al que la sociedad pretendía de ellas.

Trasfondo de la obra 

La mujer inmersa en estos textos áureos adquiere un protagonismo diferente, pues es la que controla la escena, la verdadera protagonista y la transgresora del orden social establecido, comportándose contrariamente a las costumbres morales que la sociedad barroca les imponía. Estas féminas adquieren una gran libertad de acción o de palabra (o ambas) para llevar a cabo los objetivos que se proponen. Hay una búsqueda constante de libertad individual y satisfacción de sus deseos. Nos encontraremos a una mujer viuda, otra que solicita el divorcio, una que se traviste para recuperar a su amado, otra que ronda a un “doncello” y por último una campesina que se convierte en heroína al sublevar a su pueblo.

Los personajes muestran la libertad que emana dentro de cada una de ellas, cuáles son los procedimientos que utilizan para intentar alcanzar la tan deseada independencia y autonomía individual y como cada una de ellas se sale de las normas que la sociedad del momento establecía para las mujeres. Esta producción se plantea como una comedia de mediano formato, con una pareja de versátiles intérpretes (Cármen Hernández y José Francisco Vera), acompañados por una sugestiva escenografía, la dirección de Josefa Suárez y un rico vestuario y cuyo objetivo es acercar al público contemporáneo la vitalidad y riqueza formal de los clásicos españoles, recuperando el sentido de espectáculo como ‘celebración de lo humano’. 

Sobre Teatro Tamaska

Nace como compañía en 1.990 de la unión de varios profesionales que provienen de diversas compañías Teatrales. Con más de 15 espectáculos se han realizado giras por Canarias, la península y Reino Unido, participando también en diversos festivales como el Festival de Humor de Madrid 08, el Festival de Agüímes en el 92 y 2001, Festival de Otoño de Madrid 96, Encuentro de Autores Contemporáneos de España Alicante 96, Festival de Teatro del Sur Palma del Río 99. 

gravatar

0 Comentarios